Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Violencia extremista

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 20 de noviembre de 2007, 04:18 h (CET)
Un joven antifascista de tan solo dieciséis años muere acuchillado en el metro de Madrid cuando se dirige a reventar una manifestación de signo contrario. Varios partidos políticos legales –legal no es lo mismo que democrático aunque hoy en día haya mucho interés en hacérnoslo creer- convocan manifestaciones y caminatas en conmemoración del 20 de noviembre, fecha, en realidad, que sólo es recordada por los nostálgicos de la dictadura –cuatro y un tambor- y por los medios de comunicación. Otros jóvenes, convocados vía SMS, se reúnen en el kilómetro cero de la capital para condenar el asesinato de Carlos Palomino y decenas de escaparates de tiendas y negocios acaban destrozados junto a contenedores en llamas. “A por ellos, como en Paracuellos”, rebuznan entre insultos los sedientos de sangre humana. Veintidós armas blancas son intervenidas por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en una concentración que tuvo lugar este pasado sábado en Madrid. En Barcelona siete Mossos sufren lesiones a manos de estos salvajes. En otro lugar de nuestra geografía un soldado recibe una paliza porque los antifascistas le confunden, por su pelo rapado, con un skin. La Confederación Española de la Policía (CEP) advierte que los grupos antisistema/antifascistas, son más que cercanos a Batasuna/ETA. Ochocientos jóvenes de extrema derecha y dos mil de extrema izquierda parece que son conocidos por la policía. Esteban Ibarra, presidente del Movimiento contra la Intolerancia denuncia, con razón, la xenofobia de los grupos de cabezas rapadas de la extrema derecha.

Eso sí, lo que nadie nos cuenta es que en realidad esos jóvenes, que son adoctrinados por adultos que los utilizan como estiman oportuno –y cuán oportuno podría resultar ahora para algunos el que los españoles tengan la impresión de que la extrema derecha se acrecienta rápidamente-, son en realidad verdaderos analfabetos que de política no tienen ni idea. En realidad el racismo ó el capitalismo son la excusa perfecta que han encontrado estos jóvenes para integrarse en una tribu violenta que odia al diferente y que sueña con “ir de caza”. A “cazar” a otros seres humanos. Sean inmigrantes, judíos –en esto todos de acuerdo; el antisemitismo y la judeofobia son compartidas- o presuntos fascistas. ¿En qué se diferencian los skins de ideología nazi de los red skins de ideología marxista o de los terroristas callejeros de los grupos Y de ETA? En nada.

Y los medios de comunicación azuzan, ¡cómo no!, el asunto. Leyendo el primer párrafo podría parecer que en España nos matamos entre nosotros y que la violencia extremista se extiende al mismo ritmo que los socavones causados por las obras del AVE y la incompetencia de Maleni por Barcelona. María Antonia Iglesias –siempre María Antonia- se permite el lujo de afirmar en un debate en televisión que la culpa… ¿lo adivina? ¡Sí! ¡Es del PP! Telecinco nos presenta, el sábado y en horario de máxima audiencia, al presidente de España 2000 y Democracia Nacional, que tienen a bien dejarle claro a la audiencia que ellos están mucho “más a la izquierda en lo social” y mucho “más a la derecha” en patriotismo “que el PP y el PSOE”, a los cuales definen como partidos “capitalistas” y “liberales”. Y es verdad. Porque, amigos, los extremos se tocan. Y lo que conocemos como extrema derecha no se diferencia, salvo por número e influencia social y mediática, de la extrema izquierda en apenas nada. Socialistas ambos. Anticapitalistas y antiliberales todos ellos. Como decía la gran Oriana Fallaci: “Hay dos clases de fascistas: los fascistas y los antifascistas”. ¡Cuánta razón tenía!

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris