Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   ACTUALIDAD  

¿Resistirá España la vacuna contra el progresismo?

“Hay comunistas que sostienen que ser anticomunista es ser fascista. Esto es tan incomprensible como decir que no ser católico es ser mormón”. J.L Borges
Miguel Massanet
martes, 2 de junio de 2015, 22:01 h (CET)
Louis Pasteur (1822-1895) fue un químico francés que realizó importantes descubrimientos en el campo de las Ciencias Naturales, específicamente en química y microbiología. En sus experimentos con animales descubrió que, las cepas debilitadas de un virus (en aquel caso del virus de la cólera) inoculadas a animales y, más tarde en personas, tenían la virtud de inmunizar a aquel ser contra la enfermedad virulenta del mismo virus en todo su apogeo. El fue el que descubrió la vacuna contra la rabia, que en aquellos tiempos estaba extendida por todos los países y contra la cual no se conocía remedio alguno. Se puede decir que él fue el primer inventor de lo que actualmente denominamos vacunas.

Puede que esta cita histórica no tenga nada que ver con mis habituales comentarios sobre política, pero sí sirve de ejemplo para tener una visión lo suficientemente clara de lo que nos puede suceder en España si, como parece, este virus político que empieza a extenderse peligrosamente por toda nuestra geografía; en el que se han conjugado dos tipos letales de virus, el del separatismo excluyente y antiespañol y el de un neonato comunismo bolivariano procedente de Venezuela y Ecuador. Juntos parece que, ayudados por los virus residentes representados por la izquierda española y el mismo PSOE; ante la situación de anemia representada por un PP en horas bajas, corroído por la corrupción y dirigido por políticos gastados y carentes del más mínimo carisma; van a someter a España y a sus ciudadanos a una de las pruebas más peligrosas, más destructivas y posiblemente deletéreas de su Historia.

Es evidente que si, por error, un científico inyectara una dosis de vacuna equivocada, en la que la cepa que se quiere combatir no estuviera convenientemente atenuada y debilitada, lo más probable sería que la persona que la recibió, en lugar de quedar inmunizada, se contagiara y sufriera los efectos de la dolencia, con el peligro de perecer de ella. Vulgarmente se emplea una frase para los inventos que puedan salir mal, que se le atribuye a don Eugenio D´Ors. El filósofo, impulsor del Novecentismo, recriminó a un joven que quería presentarle un invento para abrir botellas de champagne, con tan mala fortuna que derramó todo el líquido de la botella; entonces el filósofo, molesto, le espetó: “Los experimentos con gaseosa”. Lo mismo se puede decir de todos estos partidos que han entrado a formar parte de el arco político español, dispuestos a acabar con el sistema de gobierno actual por procedimientos que, no por conocidos y ensayados anteriormente, pueden considerarse como la solución para la pobreza, el remedio para la vitalización de nuestra economía o la panacea para sacar al país ( precisamente cuando ya empieza a dar muestras de recuperarse y recuperar el empleo) de la delicada situación en la que lo dejaron quienes emplearon sus mismos métodos ineficaces, cuando comenzaron a detectar el poder.

Estos días empezamos a comprobar lo que nos espera a los españoles durante los años próximos. Todos estos partidos de izquierdas que, mintiendo, se atribuyen haber derrotado a la derecha y proponen acabar con ella aislando al PP e impidiéndole gobernar en aquellas localidades o autonomías en las que ha sido más votado; andan a la gresca intentando, cada uno de ellos, situarse en la posición más ventajosa de cara a las próximas elecciones del mes de noviembre. El PSOE pretende presentarse como el relevo del PP; Podemos se jacta de los resultados de sus marcas blancas en Madrid, con la señora Carmena o en Cataluña con Ada Colau o en Valencia con Comprimís, sacando pecho y presentándose como el verdadero catalizador del pensamiento de izquierdas.

Si Manuela Carmena ya ha manifestado su intención de paralizar el proyecto madrileño de Castellana Norte, con una inversión prevista de 6.000 millones de euros y 120.000 nuevos empleos; la señora Ada Colau ya ha hablado de reducir las fuerzas antidisturbios y meterse con los propietarios que no alquilen sus pisos, amenazándoles con más impuestos y expropiaciones. Y esto es sólo una pequeña parte de sus proyectos, entre los cuales se habla de dejar de apoyar al circuito de coches de Montmeló (algo que proporciona a aquella comarca del orden de 188 millones de euros al año). Si, ya antes de haber llegado a alianzas, todos se enzarzan en discusiones para decidir quien va a mandar ya nos podemos imaginar como coaliciones de dos, tres, cinco o seis partidos de distintas propuestas políticas van a poder gobernar de forma eficiente. El triste ejemplo del Tripartito en Catalunya y el, no menos infumable, del Exapartido en Baleares con personajes como la señora Munar, que tuvo que salir del gobierno balear para ser juzgada por corrupción.

Y ante una situación en la que los hay que ya dan por hecho que se van a apropiar de las calles (¡Cuánto nos recuerda la situación del Frente Popular!) y otros, como la señora Colau ya dicen, sin empacho alguno, que “ las leyes que no les gusten no las van a cumplir” con lo que entramos en una dinámica en la que cada español, siguiendo su ejemplo, podría dejar de pagar impuestos, de cumplir con sus compromisos o de circular en coche en contra dirección, simplemente argumentando que el circular por la derecha no le gustaba. El caos, señores, es lo que nos proponen estos lobos que se presentaron con piel de cordero y que, después del 24M, ya están empezando a enseñar las uñas como depredadores totalitarios que es lo que, en definitiva, son.

Es seguro que ( tenemos ejemplos como los de Venezuela, Bolivia o Ecuador y otras naciones americanas) cuando tengamos la experiencia de los efectos que, para el país, van a tener la aplicación de sus políticas basadas en dilapidar el dinero en subvenciones, asustar a los empresarios, intervenir en las cuentas de los bancos, acosar a los propietarios de viviendas o volver atrás las medidas laborales que se nos impusieron desde Europa y que han contribuido a que, desde hace ya muchos meses, el desempleo descienda ( 117.000 personas en marzo y 213.000 personas más cotizando en la Seguridad Social) , la actividad industrial mejore y las perspectivas de futuro vayan mejorando; puede que muchos piensen que se equivocaron en votarles, que no era esto los que esperaban de esta izquierda extremista y que se den cuenta de que, el camino propuesto por Podemos o el señor Sánchez, es inviable y sólo conduce a la quiebra de la nación.

Veamos algunos datos. La inquietud empresarial por los resultados de las elecciones del 24 de mayo no para de crecer. El despacho del abogado Cuatrecasas, en Madrid, cobijó una asamblea financiera en la que más de dos centenares de profesionales ligados a fondos de inversión dejaron claro “su nerviosismo ante el auge de la izquierda radical”. El Banco de España avisó que los inversores sacaron de España, durante el pasado marzo, cerca de 20.000 millones de euros. Firmas como Goldman Sachs o UBS preparan un informe sobre el creciente “riesgo del país” y RBS advierte que “un pacto entre PSOE y Podemos hará que los mercados cuestionen el compromiso de España con las reformas y la estabilidad fiscal” ¿Se entera usted, señor Sánchez, de quiénes son los que generan inestabilidad en España? Lynch y J.P Morgan sugieren un acuerdo PP-PSOE para evitar la inestabilidad del país (algo que, visto lo visto, resulta imposible dada la postura del señor Sánchez) Fitch ha declarado que “pone en riesgo el cumplimiento de los objetivos de déficit” y Moody’s habla de “elementos de incertidumbre”. Lo dicho, una vacuna demasiado cara para España y los españoles, que llevaría al país a una situación todavía peor que la de Grecia, de consecuencias impensables. Mientras, la prima de riesgo ya supera los 140 puntos básicos, hace un mes no pasaba de los 100 y, la deuda a 10 años ha subido al 2% cuando estaba en el 1%.

O así es como, señores, desde la óptica del ciudadanos de a pie, sentimos que el pueblo español, si no rectifica, con sus utopías de “cambio” y sus cuentos de la Lechera de mejorar su nivel de vida, se encamina directamente hacia el gran Armagedón de su economía.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La UCM bajo sospecha

Hay pregunta sobre WordPress, ¿para que lo utiliza un administrativo en la Universidad?

Siembra de buenos deseos

Pensemos que no aguardar nada es como morirse en vida, porque la misma existencia, es empeño por vivir; no en vano, el futuro está impreso en el deseo

El bluff catalán consigue que Sánchez se arrodille ante Torra

Sánchez se ha convertido en un maniquí fácilmente manejable por unos nacionalistas catalanes, que amagan y retroceden según su conveniencia.

Asuntos irracionales

Las opciones son de un 0,00001%

Mitos y Leyendas sobre la inmigración: De Vox a la Realidad

Sólo el 8,6 % de las prestaciones por desempleo son otorgadas a personas inmigrantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris