Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Internacional   Paraguay   -   Sección:   Opinión

Robert Serra y Pablo Medina, muertes paralelas

Los medios hegemónicos de Paraguay cubrieron con un manto de silencio el macabro asesinato del diputado chavista, desnudando sus retrógrados prejuicios ideológicos
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
martes, 2 de junio de 2015, 22:01 h (CET)
El primero de Octubre del año pasado, el joven diputado chavista Robert Serra fue asesinado en su residencia, situada en la calle de Santa Isabel, número 120, entre las esquinas de Nazareno a San Fernando de La Pastora, a pocas manzanas del Palacio de Miraflores.

Lo había apuñalado alrededor de cuarenta veces, destrozándole el corazón.

Años atrás, había sido el diputado más joven en ganar un escaño en la Asamblea Nacional, con apenas 23 años. El comandante de la revolución bolivariana, Hugo Chávez, le llamaba «la metralleta», porque sus palabras brotaban con rapidez inusual, tan inusual como la pasión que imprimía a sus discursos.

Todavía veinteañero, prometía la continuidad del chavismo en las siguientes generaciones, su pasta de líder ya había cautivado a las masas.

Lejos de dar el tratamiento que la relevancia de un magnicidio de esta naturaleza amerita, los principales medios paraguayos intentaron manipular las noticias para intentar desacreditar las versiones del presidente Nicolás Maduro.

Es que estos medios siguen destilando la hiel de la amargura, luego de haber fracasado en su intento de desintegrar el MERCOSUR.

Leiver Padilla Mendoza, alias “El Colombia”, señalado por el Gobierno de Nicolás Maduro como el cabecilla de una banda de ocho hombres que cometió el delito en contra del parlamentario, fue detenido en Cartagena un mes después, portando identificaciones falsas.

El asesino del parlamentario fue extraditado esta semana y entregado a las autoridades venezolanas, quienes agradecieron la solidaridad y reciprocidad de las colombianas. Tanto el ministro de Justicia como el mismo presidente Nicolás Maduro se expresaron en este sentido.

"A los terroristas y asesinos que atacan nuestra patria, los buscaremos hasta debajo de la tierra", había expresado el presidente bolivariano a través de sus redes sociales

A diferencia del caso de Serra, ya camino a esclarecerse del todo, otro asesinato perpetrado por las mismas fechas en Paraguay, el del periodista Pablo Medina, sigue en la nebulosa.

Los medios hegemónicos paraguayos, que gustan alardear de su propia superioridad respecto a los de Venezuela, se muestran impotentes para eludir los escollos que impiden el esclarecimiento de dicho crimen.

Vilmar Acosta Marques es el principal acusado de ordenar el homicidio del periodista Pablo Medina y de su asistente Antonia Almada, ocurrido el 16 de octubre del año 2014, en Villa Ygatimi, Canindeyú. Aunque fue detenido hace meses en Brasil, no existe certeza que se logre su extradición, debido a la escasa credibilidad en las versiones del gobierno, las instituciones y los medios de Paraguay.

Ya en varios otros casos igualmente graves los pedidos de extradición emitidos por la justicia paraguaya han sido rechazados, humillando a sus autoridades.

Igualmente humillante resulta el actual rechazo para los medios paraguayos, autoproclamados custodios de la “libertad de expresión” y altivos detractores del chavismo, pero impotentes para lograr que se haga justicia con un compañero caído.

La extradición de “El Colombia” Leiver Padilla Mendoza, en momentos en que se diluye la posibilidad de hacer lo mismo con “Neneco”, es una prueba más que el gobierno bolivariano de Venezuela y su prensa militante son mucho más creíbles que la arrogante prensa paraguaya y la derecha gobernante a la que son funcionales.

Mal que le pese a los medios, que hicieron todo lo posible por encubrir a la distancia, a los asesinos de Robert Serra.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral

¿Visitará Iglesias a Junqueras para garantizarles el indulto?

“Los hombres son tan simples y unidos a la necesidad, que siempre el que quiera engañar encontrará a quien le permita ser engañado.” Maquiavelo

Gentilicios deformantes

Nos convendría ser menos crédulos ante los gentilicios con los cuales nos manejan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris