Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Ciencia
Etiquetas:   Premios Jaime I   Cambio climático  

Nueve Premios Nobel debaten con jóvenes investigadores sobre cambio el climático

Redacción Siglo XXI
@DiarioSigloXXI
martes, 2 de junio de 2015, 14:26 h (CET)

encuentroJaimei

Con motivo de los Premios Jaime I 2015, donde participan como jurado 19 Premios Nobel, entre otras personalidades y expertos en las diferentes disciplinas, ayer lunes tuvo lugar en Valencia un encuentro de debate con jóvenes Dicho encuentro estaba dividido en 3 grupos, Economía, Biomedicina y Ciencias De los 19 Premios Nobel pertenecientes al Jurado, 9 de ellos estuvieron presentes en el grupo de Ciencias Básicas, donde destacaba la presencia del experto en Química Atmosférica, y Nobel de esta disciplina en 1995, Mario J. Molina.

A este grupo de Ciencias Básicas, se unieron tanto el responsable europeo del Programa de Climate-KIC “Pioneers into Practice” (PiP), Jose L. Muñoz, el Jefe del Departamento de Degradación y Conservación de Suelos del CIDE-CSIC, Jose-Luis Rubio, algunos pioneros valencianos, así como parte del equipo de Climate-KIC El debate, donde se puso de manifiesto la necesidad en seguir invirtiendo en ciencia básica y la importancia de trabajar de forma colaborativa con todas las disciplinas, se alineó con la reflexión planteada por Jose L. Muñoz, sobre la iniciativa “Pioneers into Practice” aplicada al cambio climático.

Según José L. Muñoz, responsable para toda Europa del programa PiP de Climate-KIC, comentó la importancia de “la innovación socio-tecnológica para afrontar los retos asociados al cambio climático, la cooperación de todos los actores implicados y la formación de expertos multidisciplinares que permitan generar productos y servicios para que la sociedad pueda hacer frente a este reto”.

El Profesor Mario J. Molina, el descubridor del agujero de la capa de ozono, se mostró optimista poniendo a Europa como ejemplo de liderazgo en la lucha contra el cambio climático aunque los estudios haga preveer un aumento de 5 grados al final de siglo, instando con urgencia a trabajar en esta lucha para no vernos en la situación de un punto de no retorno. Así mismo, reiteró que el verdadero cambio comienza por el cambio de hábitos y estilo de vida de una mismo, y que aunque dispongamos de toda la información y tengamos el lobby de la industria jugando en contra, si no asumimos el cambio climático como un peligro real y propio, y educamos a la gente para concienciarla no podremos hacer frente a este reto, aseverando “lo más peligroso es la Por otra parte, el Profesor Jerome Friedman, Premio Nobel de Física 1990, apuntó que se trata de un problema social del mundo occidental y que arrastra a otras sociedades y grandes poblaciones como China, que quieren seguir nuestro modelo y estilo de vida. Como apuntó el Profesor Sheldon Lee Glashow, Premio Nobel de Física en 1979, “el hombre está llevando a cabo uno de los experimientos más emocionantes de la historia!...hemos decidido desenterrar todo el carbono acumulado en el sustrato de la Tierra durante millones de años, prenderle fuego y esperar a ver que pasa..."

Así mismo, el Profesor Edmond Fischer, Premio Nobel de Medicina en 1992, se mostró realmente preocupado por el tema del agua, donde hay que seguir investigando ya que no considera las desalinizadoras como una buena solución por su componente contaminante y limitada capacidad de abastecimiento a la población. Es por ello que animaba a los jóvenes investigadores allí congregados a “aceptar el reto de la ciencia”, ya que “debe ser afrontada porque significará o la vida o la muerte de los próximos 100 años”. En este sentido, el Profesor Fischer dijo a estos jóvenes “La belleza de la Ciencia es que nunca se sabe dónde termina”.

Volviendo al tema del cambio climático, el Profesor Molina, convencido que Ciencia y Economía deben de comunicarse estrechamente entre otras medidas, planteaba poner tasas a las emisiones de CO2 para disminuirlas. De esta manera, lo recaudado, aunque para el consumidor final suponga un gravámen, al final podría ser utilizado por los gobiernos para invertir en transporte e infraestructuras más sostenibles, haciendo más atractivo para los ciudadanos utilizar el transporte público y otros servicios más respetuosos con el medio ambiente.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Un pastor emprendedor busca producir queso ecológico con energía verde

El proyecto consiste en la instalación de un sistema de energía solar para la fabricación artesanal y de proximidad de queso de oveja en Xert (Castellón)

El uso de bolsas de papel supone al año 84.500 toneladas menos de CO2 en la atmósfera

La apuesta de los comercios por un bioproducto como la bolsa de papel supone un ahorro de CO2 equivalente a las emisiones anuales de calefacción y agua caliente de 50.000 hogares

La importancia de preservar el medio ambiente

Nuevo proyecto EVOO Plastic Free para eliminar las botellas de plástico del aceite de oliva

​Verano, época de proliferación de plagas

Entre las invasiones urbanas más comunes se encuentran las de hormigas, mosquitos, palomas, ratas, garrapatas, cucarachas, grillos, saltamontes, polillas y avispas

La reducción de los costes de la energía renovable abre la puerta a una mayor ambición climática

Un nuevo informe reafirma este tipo de energía como solución económica para impulsar la acción por el clima a escala mundial
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris