Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Los errores de una 'Santa' Lucía

Encarnación Ríos Meneu
Redacción
sábado, 17 de noviembre de 2007, 16:12 h (CET)
David Ribas Ríos muere a la edad de 33 años un sábado cerca de las 21 horas. La autopsia se realiza al día siguiente por la mañana y, al mismo tiempo, se le comunica a la compañía de seguros Santalucía, la fatídica noticia. En esa misma conversación se asegura la reserva de la capilla para el lunes a las 18 horas y el funeral para el martes a las 16’30 horas.

Primer error: cual fue la sorpresa de la familia cuando el lunes por la mañana el Agente de dicha compañía desconoce tal reserva. Al final, y después de mucho pelear, el tanatorio accede a la petición y como “un favor” (así se catalogó) reserva una capilla para aquella misma tarde.

Segundo error: tres horas más tarde, Santalucía vuelve a ponerse en contacto con la familia para comunicar que era “materialmente imposible” que la exposición en capilla se llevara a cabo y que por tanto, el entierro debía posponerse al miércoles. Recuerden: desde el sábado noche! Pero eso no es todo, ¿saben cual era el verdadero problema? Que aquella misma mañana de lunes NO se había reclamado al juez de guardia del anatómico forense el levantamiento del cadáver.

Demasiada dejadez para una compañía de tal envergadura no creen? Como resultado de tal negligencia el cuerpo de David llegó a la capilla sobre las 20,30 horas de aquel mismo lunes, haciendo esperar sin noticia alguna a la familia durante más de dos horas. Toda una familia de luto pero sin tener a quién rendirle ese luto. Deplorable. Un calvario, un sin vivir. Por si fuera poco, al día siguiente y por lo que se consideró “razones de horario”, la misa en honor a David no tubo ni homilía. Total, un desastre.

Podemos admitir un fallo humano, un descuido, pero DUELE el saber que no solo no tuvimos una disculpa sincera, sino que encima lo intentaron tapar con mentiras, con excusas. Perder a un hijo con 33 años de edad debe ser probablemente el dolor más grande que una madre pueda llegar a sufrir jamás, pero os puedo asegurar que no es menor la RABIA que siento cuando pienso en la manera en que me tuve que despedir de mi hijo por CULPA de unos impresentables a los que resulta que llevas toda una vida pagando.

Exigimos una disculpa formal de un Directivo de la Compañía de Seguros Santalucía y que nos faciliten el camino para dejar a un lado sus servicios sin perder todo aquello que ha sido invertido durante 33 años por una familia compuesta de cinco miembros. Lo consideramos justo después del trato recibido.

Tan solo queríamos denunciar este hecho para que la gente supiera que hay cierta compañía de seguros que puede hacer de una serie de descuidos TODA UNA TRAGEDIA.

Noticias relacionadas

Las otras naciones

​Los animales no nacen para ser comidos por el humano: existe el veganismo, que es más sano, para los individuos y para los recursos de la tierra

​Poetas

Los sentimientos no son ciertos hasta que les ponemos palabras

​Los perdedores

En este mundo, perdedores lo somos todos en tanto en cuanto de esta vida solo se sale muerto y no hay dinero ni poder que compre tiempo extra de vida

Sánchez y 13

​Nos encontramos, pues, abocados a la XIII legislatura que va a empezar con el presidente como protagonista

Los ciudadanos sometidos a presión: tres comicios en un mes

Pese a que aún no ha comenzado oficialmente la campaña para las legislativas, la maquinaria electoral ya está en funcionamiento y se anuncian jornadas tormentosas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris