Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

El naufragio de Moratinos o el descrédito de España

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 17 de noviembre de 2007, 03:09 h (CET)
Olvídense ustedes de la España romántica del Mio Cid y doña Jimena; dejen atrás lo del honor mancillado de Laurencia y la venganza de Fuenteovejuna, cuando todo el pueblo, celoso del honor comunal y del derecho a la justicia, le responde al juez encargado de aplicar la justicia, con aquellas rotundas auto-imputaciones: “¿Quién mató al Comendador?/ ¡Fuenteovejuna, señor!/ ¿Quién es Fuenteovejuna?/ ¡Todos a una, Señor! El pueblo español se ha modernizado tanto en estos últimos siglos que, por no tener ni vergüenza tiene; por no molestarse ni el honor le preocupa y por no discurrir ni honra le importa. Si no, si creen ustedes que exagero y que no soy más que un nostálgico de aquellos tiempos en que los hombres eran hombres y las mujeres, mujeres; no como ahora que los hombres se feminizan y las mujeres se vuelven andróginas y ya nadie se escandaliza si uno lleva unos adminículos en la cabeza que le hacen asemejarse a un miura o si a sus padres se los llevan al hospicio –; no tienen más que dar un vistazo al panorama actual de este país en el que nos ha tocado vivir. Estamos viviendo en plena abulia generacional y ya tanto se nos da que, desde fuera, nos pongan de chupa de dómine, como que se nos insulte descaradamente aunque para ello se use la persona de nuestro más alto dignatario, SM el Rey. La España brava, la de la caballerosidad y la de la defensa del honor patrio ya no es más que un espejismo en el desierto de egoísmo, masificación, aborregamiento, cretinismo intelectual y depravación moral y ética.

Un país que consiente, sin inmutarse, que un mandatario extranjero, un charlatán de feria y un patán mal educado se atreva, como lo está haciendo el presidente de Venenzuela ( del que, hasta en su propio pueblo, se avergüenzan de sus patochadas) lance a los cuatro vientos –no una sino varias veces –, y en cada ocasión elevando el tono y la categoría de los insultos; una sarta de ofensas, falsedades, obscenidades y amenazas directas contra nuestro Rey y contra el pueblo español, al que representa, sin que, ¡pásmense ustedes!, ni el ministro de Asuntos Exteriores, ni el Presidente del Gobierno, ni el pueblo español en bloque, ni ( y miren que tiene afán de notoriedad el sujeto) el propio juez Garzón haya levantado en alto la espada flamígera de la Justicia; no puede ser más que un país que no tiene honor y al que le importa un comino perder la honra ante toda la comunidad internacional. Pero ¿de que nos lamentamos?, si en el puesto más alto de nuestra diplomacia tenemos a un sujeto que permanece flemático y despreocupado mientras el cancerbero venezolano nos pone verdes, que consiente que tenga que ser el propio monarca quien salte en defensa de España y de sus instituciones y que, todo lo que se le ocurre decir –cuando en todo el mundo se están fijando con atención en el incidente, atentos a nuestra reacción para saber en qué lugar del baremo de fiabilidad, confianza y credibilidad nos pueden calificar – es que: “todo está en vías de solución”. ¡Pues estamos servidos con este defensor de la patria!

Es demencial. Cuando el Chávez ese se dedica, con toda su jeta de homo primigenius, que es el Rey quien “debería ofrecer excusas”; cuando comparó la defensa de Aznar por Zapatero como la que pudiera hacer Merkel de Hitler; añadiendo que al Rey “se le fueron los tapones”, nuestro ministro de Exteriores se dedica a quitarle importancia al tema. Chávez amenazó veladamente a Chile y El Salvador por apoyar a España. Ahora pretende que, además, nos creamos que él no dijo nada para provocar la intervención de don Juan Carlos; veamos si nos aclaramos: ¿quién era el que estaba interrumpiendo constantemente a Zapatero cuando estaba en el uso de su turno de palabra? ¡Se tiene que ser cabezón para pretender que alguien se lo crea! Niega la evidencia como podría negar que Venezuela está en Sudamérica. Porque, puestos a razonar, actividad de la que, por cierto, parece andar escaso el señor Chávez; lo primero que deberíamos constatar es que fue él precisamente quien empezó a atacar a España llamándole golpista a Aznar y despotricando contra la empresas españolas; luego se refirió a don Juan Carlos, con sus peores modales barriobajeros, para decirle:” que vaya a lavarse el paltó”, un insulto de la más baja estofa dirigido al Jefe de Estado español. Pero nadie ha llamado a consultas al embajador español en Venezuela; nadie se ha ocupado de contestarle oficialmente a ese sujeto, poniéndole las peras a cuarto y haciéndole saber que, quien pone la navaja en el cuello de los ciudadanos de Venezuela no es más que él que, con su política absolutista y totalitaria, está llevando a una nación, con grandes recursos naturales, a la pobreza y la miseria como prueban las grandes emigraciones que está sufriendo el país hacia las naciones del norte y hacia la misma España. Resulta que a ZP y a Moratinos ya se les ha pegado el mercantilismo catalán y, siguiendo la máxima de Racin “sin dinero el honor no es más que una enfermedad”, cree que es mejor hacer oídos sordos al gorila venezolano y darse por no enterados, por miedo a que tome represalias contra Repsol, BBVA, Santander (no nos olvidemos de las buenas relaciones de ZP con Botin) y demás empresas españolas sitas en aquel país.

Lo que ocurre es que, cuando se está poniendo en juego el propio ser de una nación, cuando se la somete a chantaje o cuando se difama a sus instituciones y se pone en duda la honorabilidad de su máximo representante, en este caso el Rey; todas las consideraciones deben ceder ante los principios básicos que deben ser las columnas en las que se basan los ligámenes de sus pobladores. En este caso, no sólo se nos ofende negándonos nuestra contribución a la civilización de aquellas tierras, llevada a cabo por los españoles, sino que, aquellos a los que hemos estando ayudando y favoreciendo durante años ahora nos pagan nuestras ayudas y las que les han prestado nuestras empresas, con amenazas, insultos y vejaciones. Aunque, visto lo visto, ¿qué se nos ha perdido entre tipejos de la catadura de Chávez, Evo Morales o el sandinista (tuvo que pasar por los juzgados por un sucio asunto con una hija suya) D.Ortega u otros de sus defensores, en la descafeinada y desangelada Cumbre Americana? Me temo que los resultados han confirmado el gran error del PSOE y de ZP al arrimarse a estas naciones que han convertido las democracias en dictaduras y el sereno y constructivo diálogo en ataques a las democracias europeas y, como no, a los EEUU; buscando el enfrentamiento en lugar de la cooperación mutua. Si el Gobierno no reacciona a tiempo, nuestra valoración internacional me barrunto que va a quedar al nivel de la de los países tercermundistas. Como dice el dicho popular: “más vale ponerse una vez colorado que ciento amarillo”. Me temo que ya estamos tocando fondo, para que continuemos cediendo.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris