Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Muy mal se nos tenía que dar   -   Sección:  

Que el deporte sea solamente eso, deporte

Jorge Dargel
Jorge Dargel
sábado, 17 de noviembre de 2007, 16:07 h (CET)
Empiezo esta columna con una pregunta, ¿por qué no puedo ir a un evento deportivo con la seguridad de que no va pasar ningún incidente? La semana pasada ocurrió la muerte trágica de un ‘ultra’ del Lazio por un disparo ‘inocente’ de un policía y este pasado domingo un petardo lanzado desde la grada por un descerebrado arrancaba tres dedos a un miembro de seguridad israelí en un encuentro de baloncesto. ¿Qué sigue fallando para que siga ocurriendo cosas como éstas?

La explicación es sencilla y clara, la entrada de los radicales, ultras, hooligans, barras bravas… a los estadios y pabellones deportivos. Nada tiene que ver la violencia con el deporte, pero con esta ‘gente’ una cosa va unida con la otra. Una cosa es animar a tu equipo hasta la ‘muerte’ y otra cosa es morir por un escudo o por una camiseta. ¿Por qué no puedo llevar los colores de mi club en el estadio rival sin tener ningún problema? A pocos irracionales se les ocurriría ir con la camiseta del Real Madrid al Camp Nou o al revés.

Ir a un estadio debe ser para disfrutar del propio deporte animando a mi equipo, alegrándome y entristeciéndome con los resultados y para dejar a un lado la rutina de la vida diaria. Pero un evento deportivo no debe servir para manifestar una idea política o para volverme violento contra los seguidores rivales o contra el que no piense de la misma forma que yo. La violencia y los violentos deben ser erradicados del deporte para que no vuelvan a ocurrir sucesos como los dos ocurridos recientemente.

Espero que dentro de poco tiempo pueda ir a un estadio de fútbol con la total certeza de que no hay ningún riesgo por algún tipo de incidente. De todos modos, el problema parece difícil de erradicar, ya que algunos presidentes de clubes de fútbol, baloncesto, etc., ayudan a esos grupos radicales que no paran de dañar al propio deporte y al propio club. Espero que los incidentes en Italia no traspasen las fronteras y todo que en eso, en una desgracia. La cosa está clara, el que cometa un incidente violento, que no vuelva pisar una instalación deportiva, así no volverá a suceder nada.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris