Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Otra memoria histórica

Pascual Falces
Pascual Falces
viernes, 16 de noviembre de 2007, 06:02 h (CET)
Con la simplicidad de cacique indigenista que caracteriza en sus modos de actuar a Hugo Chávez, ha puesto sobre el mantel de la actualidad la “cuestión” histórica, nada menos, que de los orígenes culturales y étnicos del Nuevo Continente. Se trata de una materia de limpio matiz cultural, no político. Enormes bibliotecas recogen ingentes ejemplares impresos de cuanto se ha escrito hasta la actualidad sobre el tema desde que Cristóbal Colón, en pleno Renacimiento, fue premiado en su arrojo con el descubrimiento del Nuevo Mundo.

La Historia de la América Hispana, desde aquellos días, como la de todas las civilizaciones, arroja las luces con que fue alumbrada, y las sombras que conlleva toda obra de los hombres. Pero es erróneo creer que no es suficientemente conocida, ni tampoco, que no siga necesitada de investigación científica histórica. Abordar tal cuestión con “la boca caliente”, o para fines de provecho personal, es una necedad, aunque bien sabido es que “el número de necios es infinito”; así que, todo puede esperarse.

Un aspecto manipulado, como consecuencia de la historia de las civilizaciones del último lustro de siglos, es aplicar a la presencia española en América el apelativo de “colonial”, que seria sólo válido para fijar una época cultural, arquitectónica, literaria, o de tradiciones. El Estado español, la Corona, colonizó aquellos territorios bajo la fórmula de “Virreinatos”, que, en su conjunto, formaron el Imperio español en América, con su auge y su ocaso, como todos los imperios. La administración virreinal cuidó del desarrollo de sus respectivas geografías como si de un territorio español se tratara, con sus peculiaridades.

Esa administración, con la continuada afluencia de gentes de la península, vio crecer a su alrededor la mezcla de razas y culturas que han dado lugar al variopinto panorama de la actualidad. Ni lo hispano se impuso, ni prevaleció lo indígena, sino que, ambos aspectos se entremezclaron dando lugar a lo hispano-americano, popularizado como latinoamericano. Este es un término de los anglosajones que vieron cómo España se adelantó dos siglos al resto de Europa en trasladar una cultura occidental desde la enseñanza del lenguaje hasta las primeras Universidades.

Es sabido, también, que, del seno de esa Administración surgió la emancipación paralela de todos los Virreinatos, y de la que ya se está en vísperas del segundo Centenario. El “criollaje”, los descendientes de españoles afincados en América latina, dio origen al clamor de independencia en unas horas aciagas para la Historia de España metropolitana (secuestro de los Borbones por Napoleón, y Guerra posterior). La Independencia se llevó a cabo por funcionarios de la Corona, por oficiales del Ejército español identificados con la pujante entidad de las futuras nuevas naciones.

Atribuir a la “colonia” los errores cometidos y apreciados en un somero repaso histórico, es una tremenda ligereza y demuestra gran ignorancia. Algunos sacerdotes de origen español son los padres de la República mexicana (los “Insurgentes”). Oficiales del ejército español formados en las logias masónicas de Sudamérica forjaron, con San Martín a la cabeza, la independencia de Argentina, Uruguay, Bolivia y demás naciones del cono Sur del subcontinente. Los padres de Bolívar pertenecían a la oligarquía aristocrática de Caracas, y su familia provenía de una conocida comarca del país vasco. No existe ningún país en Ibero América que surgiera por el ansia de independencia entre los pueblos originarios. Es bien conocido un dicho popular: la Conquista la hicieron los indios (vieron en los españoles su liberación de tribus opresoras), y la Independencia se llevó a cabo por españoles.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris