Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

La viñeta de los príncipes en El Jueves. La sentencia

Raúl Tristán

jueves, 15 de noviembre de 2007, 06:04 h (CET)
Vergonzoso me pareció el secuestro de la publicación El Jueves por la aparición en dicha revista de una portada en la que los príncipes borbónicos de este nuestro país aparecían fornicando en pose de cuartos traseros, como manda el instinto animal.

¿Qué es lo que hay que objetar a la sátira mordaz y sexual, a la viñeta que hiere a la moral de los meapilas, que molesta a los que adoran a los símbolos como si becerros de oro fueran?

En el corazón de la realeza europea, en el Reino Unido, donde existe de facto una Monarquía parlamentaria de mayor pompa y boato que la nuestra, joven e impuesta, aquellos que queman la bandera o las imágenes de Isabel II no se enfrentan a la justicia salvo que al llevar a cabo tales acciones provoquen disturbios o desórdenes públicos. Pero no por el mero hecho de calentar a la luz de las llamas las fotos de las Reales cabezas.

Y en los EEUU puritanos, cualquiera puede poner en la picota a su Presidente, quemar su foto, y reírse de sus trágicas sandeces. EEUU representa una democracia consolidada, como la británica, basadas en los derechos del individuo por encima de entes y símbolos, de colectividades y banderas. Y nadie puede negar el patriotismo norteamericano.

Sabía que la sentencia estaba decidida antes de finalizar el juicio, pues la actuación del Estado, del Poder Judicial en nuestro país, desde el primer momento en este caso, ha sido bochornosa. Secuestrar una publicación, detener y encausar a los autores de las viñetas, y ahora condenarlos, es un asalto en toda regla a la libertad de expresión, y más aún, atenta contra la igualdad de los ciudadanos: el rey, su prole y "los añadidos" gozan de un estatus de protección especial, están por encima de la ley, por encima de Hacienda, por encima de todos los españoles.

Me solidarizo con esos viñetistas ácratas, atrevidos, osados, libertarios, Guillermo Torres y Manel Fontdevila , desde aquí todo mi apoyo.

Supongo que ahora, también prohibirán a los programas del corazón, tipo Tomate, hablar de la separación de los duques de Lugo, otra telenovela que estaba cantada pero sobre la cual nadie en este bendito país podía opinar. ¿No son un "matrimonio social" como los demás que llegan hasta esos programas?

Va siendo hora de que los privilegios de la Monarquía (y aledaños) se acaben, de que la Constitución se reforme, y de que España se convierta en una República Presidencialista.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris