Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Elecciones libres y Saakashvili: ¿Serán compatibles?

Elena Shesterniná
Redacción
miércoles, 14 de noviembre de 2007, 03:41 h (CET)
Al parecer, Mijaíl Saakashvili halló salida a una situación carente de la misma. El adelanto de los comicios presidenciales en el país es, para él, la única posibilidad de mantenerse en el poder. Pero hay que saber aprovecharla.

No se sabe quién precisamente ha sido autor de esa decisión. Los opositores la atribuyen a Washington: por algo, según ellos, el presidente conversara durante cinco horas con el embajador de EEUU en Georgia, John Taft, de quien recibió “recomendaciones correspondientes”. Sea como fuere, no cabe duda que Occidente ha desempeñado cierto papel, aunque, tal vez, no tan unívoco, como lo afirman los adversarios del actual jefe del Estado.

Para Saakashvili fueron chocantes las críticas de la comunidad mundial que reprobó la disolución de las manifestaciones: declaraciones tajantes fueron emitidas por la Unión Europea, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, EEUU y la OTAN, a la que él busca integrarse a toda costa. Pues, los políticos georgianos apelaron precisamente a Occidente tratando de explicar al pueblo porqué tienen derecho a reprimir las protestas callejeras: afirman que es la práctica habitual aplicada en semejantes situaciones en todos los “países europeos democráticos”. Procede señalar que ese paralelo resultó sorprendente para Occidente.

De ningún modo Saakashvili quiere que sus relaciones con Occidente sean altercadas. Lo que le importa es persuadir a EEUU y a Bruselas de que es demócrata, padre de la nación siempre dispuesto a respetar la voluntad del pueblo. “Por voluntad propia reduzco por segunda vez mi mandato. Lo hago porque considero que Georgia es un país democrático”, declaró el mandatario dirigiéndose al pueblo por enésima vez durante la semana pasada. Cabe señalar que también en esta ocasión no dejó de referirse a la supuesta “influencia rusa”: “Necesito de ustedes el mandato inequívoco para superar la presión de que es objeto el país y los intentos de anexar nuestros territorios”.
Paradójicamente, ahora celebran la victoria tanto los partidarios como los adversarios de Saakashvili. Los primeros estiman que antes del 5 de enero la oposición no podrá reunir fuerzas y perderá los comicios. Y, además, no tienen aún candidato único. Principal aspirante a ese papel podría ser el ex ministro de Defensa, Irakliy Okruashvili, pero el se encuentra ahora en Munich. Y aunque promete volver a Georgia, no se puede afirmar que lo haga, ya que últimamente cambia de posición con mucha frecuencia, anunciando ora su retiro, ora retorno a la vida política. Además, conforme a la Constitución el ex ministro no podrá presentar su candidatura: solamente en noviembre del 2008 va a cumplir 35 años.

Al contrario, la oposición está convencida de que Saakashvili no tendrá perdón del pueblo que se mostrará dispuesto a votar por cualquier rival de éste. Como el más probable se considera el líder de la “Nueva Derecha”, David Gamkrelidze. Entre otros candidatos figuran la ex Ministra de Exteriores, Salomé Zurabishvili, y el ex ministro de Estado para arreglar conflictos, Gueorgui Jaindrava. Pero la señora Zurabishvili, tiene doble ciudadanía: de Georgia y de Francia (a propósito, ya declaró la posibilidad de participar en las elecciones), aunque la Constitución se lo prohíbe. Las autoridades podrán rechazar su candidatura alegando el “censo de residencia”: para el momento de elección el jefe del Estado tendrá que residir en el territorio de la República no menos de 15 años. Por su parte, Jaindrava decía en los mítines que no quiere desempeñar ningunos puestos oficiales.

Sin embargo, actualmente, el problema principal no consiste en las candidaturas, sino en las medidas a que recurra el presidente en el período preelectoral para mantener el poder a toda costa. No merece confianza el hecho de que las elecciones vayan a ser verdaderamente lícitas. Saakashvili no se propone restablecer la libertad de prensa. Hasta el nuevo patrono de la cerrada cadena “Imedi”, Rupert Merdok, reconoce que será difícil en extremo restablecer rápidamente la difusión a plenitud en el principal canal de la oposición. Y, además, se mantienen aún las acusaciones presentadas a los opositores, entre ellos al líder de los laboristas, Shalva Natelashvili, quien podría ser “candidato único” y tiene probabilidades reales de adelantarse a Saakashvili. También faltan garantías de que ahora los servicios secretos georgianos no presenten materiales comprometedores contra los líderes opositores para poder librarse lícitamente de ellos, sobre todo si se toma en consideración que a las actuales autoridades georgianas les sobran experiencias al respecto.

____________________

Elena Shesterniná, para RIA Novosti.


Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris