Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¡Una buena lección para Chávez! ¡Sí señor!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 14 de noviembre de 2007, 03:41 h (CET)
Hay días en los que parece que el sol brilla con más fuerza en el cielo y que el aire es más puro y la gente que te rodea no te parece tan anodina como de costumbre; pues señores, uno de estos días, tan escasos dentro de la docena, es para mí éste en que todos los periódicos de la Nación nos han obsequiado con la españolada de S.M.don Juan Carlos I cuando, dirigiéndose al deslenguado Hugo Chávez, le espetó con indignación: “ ¿ Por qué no te callas? En aquellos instantes nuestro monarca no era sólo el Rey, sino que era todo el pueblo español que, al unísono, elevaba su voz clamando contra aquel tipejo, un pigmeo, un dictadorzuelo de tres al cuarto, que se atrevía a despotricar contra nuestra democracia, contra nuestros gobernantes y contra nuestras empresas. No sabe este golpista, que en España lavamos los trapos sucios entre nosotros; si hace falta nos insultamos y nos matamos, pero nunca, ¡quede esto claro!, consentiremos que nuestros hijos putativos, aquellos a los que les dimos la civilización y les enseñamos a que se valieran por ellos mismos (aunque luego hayan demostrado no saber ir solos, sin el cabestrillo de la Madre Patria, por estos mundos de Dios, si es que nos debemos atener a los escasos frutos que han sabido conseguir con su independencia), nos quieran dar lecciones de cómo tenemos que gobernarnos.

Así pues, un ¡Bravo!, para nuestro Rey y una felicitación para el señor Rodríguez Zapatero por su defensa del anterior presidente, señor Aznar. Y eso lo dice uno que no es monárquico y, mucho menos, partidario del señor ZP, del que soy uno de sus críticos más implacables por la forma en la que gobierna nuestro país. Pero lo cortés no quita lo valiente y, cuando el rey Juan Carlos acalla al vocinglero Hugo Chávez –que se quedó sorprendido por la reacción del Rey –, y unos momentos después abandonó la sala de reuniones, rojo de ira, para nos escuchar las desfachateces del otro terrorista, el actual presidente de Nicaragua, el señor Daniel Ortega, que entre sus “hazañas” se cuentan asaltos a bancos y asesinatos cometidos en el periodo que estaba en las guerrillas sandinistas. ¡Este es nuestro rey! Así queremos verle defendiendo a España, como un español cualquiera y así de firme le deseamos ver, los que amamos la patria, defendiendo la unidad de este ente al que le dieron unidad y solera los Reyes Católicos y que, en estos momentos, está pasando por uno de los periodos más delicados de toda su historia, sólo comparable a aquel en que el Frente Popular se hizo con las riendas de la gobernabilidad aquel febrero de 1936.

El octavo país del mundo en potencia económica; el que dejó su impronta en toda Europa y que expandió su cultura por tantos países allende el Atlántico, no puede caer en las trampas de esos dictadores de nuevo cuño que, bajo el pretexto de derrocar a los anteriores gobiernos corruptos de sus países, se han aprovechado para derrocar la democracia y sustituirla por gobiernos dictatoriales y personalistas que han conseguido ahogar las voces de la oposición y convertir a los tribunales de justicia de meros ejecutores de sus deseos egoístas, condenando a los antiguos magistrados, que se les opusieron, al silencio, si no, a las cárceles. ¡Y estos pretenden darnos lecciones y acusan a nuestros gobernantes de fascistas! Si sabrán ellos lo que es el fascismo. Les ocurre como a nuestros “progres” que se han apropiado del término para insultar a sus adversarios políticos, pero que se han olvidado de que los verdaderos fascistas, los que siguen las normas del “fascio” de Musolini son precisamente ellos, con su absolutismo, con su propaganda desestabilizadora y con su apropiamiento de todos los medios de comunicación para evitar que, sus adversarios políticos, tengan la oportunidad de exponer sus críticas y dar a conocer sus propuestas electorales. ¿Totalitarismo puro y duro! Fieles imitadores de Stalin en sus doctrinas y en sus método, conducen a sus pueblos a la miseria y condenan a sus naciones – ricas en materias primas – a la falta de desarrollo y tecnología que sólo pueden conseguir si se dejan aconsejar por las naciones que están mejor desarrolladas en altas tecnologías. Cháves ya sabe lo que es darse de narices con la realidad. Quiso dejar de importar alimentos declarándose autosuficiente, pero pronto tuvo que dar marcha atrás al darse cuenta de que, sus infraestructuras ni su producción agraria podían dar abasto para alimentar a la población venezolana. Sin petróleo Venezuela no podría subsistir por sí sola e incluso con el oro líquido tampoco si no tuviera la tecnología que se le proporcionó desde EEUU.

Que Nicaragua y Venezuela se quejen de las empresas españolas instaladas en su territorio es lo mismo que si los terneros se quejaran de la vaca de cuyas ubres se alimentan. ¿Qué harían si Repsol en lugar de exponerse a invertir en Venezuela hubiera decidido mejorar sus refinerías en Europa o dirigir sus inversiones a otro país más seguro?, y ¿que hubiera pasado sin Telefónica o Endesa que han creado miles de puestos de trabajo en el Cono Sur? Por supuesto que todas ellas tenían por objeto sacar beneficios ¿qué empresa no lo desea?, pero todos estos caciques que se quejan de ellas se olvidan de los millones que han invertido en sus países y de las seguridades jurídicas que se les dieron cuando decidieron implantarse en ellos. Vinieron los revolucionarios y se olvidaron de los compromisos asumidos por sus antecesores y ahora, que las instalaciones ya están hechas, pretenden que las empresas se las regalen y se vayan de allí. ¡Menudos caras! Y, a esos tíos les llaman “salvadores de la patria”. Me pregunto:¿qué pasaría si el resto de naciones occidentales y del norte de América, se cansaran de sus boutades y decidieran volverles la espalda? Me temo que pronto de acabarían estos gallitos de corral y pronto se quedarían como el Gallo de Morón ¡sin plumas y cacareando! Aunque lo de cacarear, por lo visto, ya lo hacen ahora.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris