Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Todo a 300

Luna Muñoz Anula
Redacción
martes, 13 de noviembre de 2007, 05:36 h (CET)
No sé si ahora se lleva mucho o poco pero cuando tenía 10 años se estilaba eso de que una psicóloga fuera al colegio y analizara la personalidad de los chavales en plena etapa efervescente. En mi caso, mis padres recuerdan bien que aquella psicóloga que fue a mi colegio, oxigenada y embarazadísima (lo único que recuerdo yo) les dijo que la niña se dedicara a “arte y oficios”, que me decantaría por la rama artística pero que no consideraba que fuera capaz de llegar a la universidad. Vamos, poco más o menos que la niña era boba.

Dieciséis años después lo único que puedo decir de aquello es que tenía que haberle hecho caso a la susodicha en cuestión, porque después de haber pasado mis últimos ocho años en la universidad, de tener dos carreras, un Master, y de llevar dos años cobrando 300€ al mes en concepto de “prácticas en empresas” -usea sé becaria- me siento boba no, gilipollas (con perdón).

Cuando me metí a estudiar Sociología lo único que escuché es que aquella carrera no me daría ni para comer. Después entré a Periodismo llena de ilusión y la idea era que o te convertías en una Karmele Marchante o recogías las migajas de algún gran medio, porque los periodistas eran todos unos “mataos”.

En mi empeño por llegar a ser lo que siempre soñé conjugué mis prácticas en empresas con un trabajo durante las noches de fin de semana en una conocida empresa dedicada a la medición de audiencias como único medio para poder pagarme al menos la gasolina que consumía haciendo horas extras de becaria.

Ahora concluida ya la carrera de Periodismo y desde la Gran Vía vuelvo a saborear las mieles de la becaria perenne en la que me he convertido. El sueldo ni se pregunta, todo a 300€ señores, esta que dicen que es (y no lo dudo) la generación más preparada que ha tenido España, las pasa canutas para llegar a fin de mes con 300 euros, se mata a hacer horas extras, sacrifica todo por meter la cabeza en alguna empresa, vive con los padres hasta la treintena y se ríe de rabia por dentro cuando escucha que la gente se queja de ser “mileurista” o de tener un pisito de 30 metros cuadrados.

Propongamos un término para las miles de personas que se encuentran en mi situación, que lo único que pueden es ingresar al mes 300€. Aquellos para quienes la única salida es invertir más de 12.000€ en un Master avalado por un gran medio o emigrar al extranjero.

La desilusión se entremezcla con las ganas de ver cumplido un sueño pero nuestra madurez, nuestra experiencia y nuestra edad hace que sintamos un deseo irrefrenable de independencia, dignidad, y de libertad. Y ya que al menos nuestro esfuerzo no se ve recompensado económicamente es justo decir que merecemos ver realizados los sueños por los que tanto hemos luchado.

Noticias relacionadas

TV1 y R.M Mateo, al servicio incondicional de P.Sánchez

“El pueblo solo es soberano el día de las elecciones” Castelao

¡Ay Carmena!

En la locura de esta campaña electoral os miro a los “poderes emergentes” de aquella primavera ciudadana. No quiero emular a Quevedo, pero la actualidad dice que la temida locura ha entrado en vuestros reinos

​Alan y Allende

García se convirtió en el segundo presidente socialdemócrata en la historia americana en tirarse un tiro

Comprender e interpretar

El libro Acontecer y comprender de Teresa Oñate y otros autores es una obra fundamental para entender de modo amplio lo que es la Hermenéutica crítica

Oráculos decisivos

Son momentos decisivos para discernir las informaciones veraces y coherentes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris