Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Reconciliación matrimonial

Josefa Morales (Valladolid)
Redacción
martes, 13 de noviembre de 2007, 05:36 h (CET)
'Después de cinco años separados pero viviendo la fidelidad matrimonial, hemos vuelto a reunificarnos'- me comunicaba feliz un amigo-. Mi amigo lo tenía claro: el matrimonio es indisoluble y nada mejor para la educación y seguridad interior de sus hijas, que vivir todos en familia.

En Estados Unidos, en donde primero apareció el divorcio, se empezó a decir: 'si tu matrimonio no funciona, rómpelo y rehaz tu vida'. Después, con la experiencia que dan más de veinte años de ley de divorcio, los psicólogos rectifican : "Si tu matrimonio no marcha, arréglalo". Yo, desde luego, no he visto feliz a ninguna compañera mía separada. El despiste o la tristeza o la añoranza suele acompañarlas y no faltan, entre ellas, las bajas laborales por depresión, más allá de lo normal. ¿Y llaman progresista la ley de divorcio? Yo no digo que no haya matrimonios que no deban separarse; pero ahora se separa cualquiera: existen estadísticas (no sé si fiables) que apuntan que en los últimos dos años se han disparado los divorcios en España. ¿Por qué se radicalizan las crisis matrimoniales hasta la ruptura? En la mayoría de los casos, quizá exista obsesión, o falta la generosidad o de amplitud de miras, o venda doble en los ojos para las virtudes. Así, en donde había sólo una chinita, acaba apareciendo un peñasco difícil de saltar. Por responsabilidad, cuando una o uno se ha casado, debe cuidar lo que tiene en casa, y tener ojos sólo para el cónyuge, con quien inició un proyecto de vida en común y que tiene derecho a esperar lealtad y deber de ser fiel. Hay que guardar el corazón; mirar las virtudes y cualidades positivas, de las que nadie carece; saber perdonar y pedir perdón, que en una convivencia tan íntima no faltan roces. Los "antifamilia" no perdonan y, cuando suben al poder, bajan el apoyo a la familia y atacan, con leyes, la institución más antigua, natural y provechosa que en la sociedad ha habido.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris