Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Periodistas, políticos, gente especial

Marino Iglesias Pidal
Redacción
martes, 13 de noviembre de 2007, 05:36 h (CET)
Estoy viendo por alto las últimas noticias en la prensa. En torno al enfrentamiento con Chávez y los insultos de éste a Aznar, de Zapatero destaca: “Espero que sea la última vez” “exijo respeto”… Deja camufladas en el texto las palabras, inmediatas anteriores, “no seré yo quien esté cerca de las ideas de Aznar”. ¿Por qué será? ¿Sacaría el lector la misma conclusión leyéndolas tal y como se dijeron, sin resalte alguno que matice? La respuesta es evidente. Por tanto ¿los que así informan, en verdad desean informar sin deformar?

El epíteto, con mucho, mas usado en la actual política española es “fascista”. Todo aquel que abra la boca para otra cosa que no sea llamar fascistas a los demás, de inmediato es convertido él un fascista. Ante el aluvión de fascistas que, según el Gobierno y la izquierda, inunda la nación, al echarle un vistazo a la prensa he intentado detectar el fascio en ella con alguna opinión que, más o menos, fuera de esta índole: Zapatero deja muy claro su criterio con “no seré yo quien esté cerca de las ideas de Aznar” antes de pedir a Chávez respeto para Aznar. De esta manera hace constar que él comparte el pensamiento del venezolano, pero que las formas le obligan a pedirle moderación en sus apreciaciones. Bueno, pues a pesar de tanto y tan desalmado fascismo, no he visto nada parecido.

En este mismo acto, el Rey, ante los constantes insultos e interrupciones de Chávez, le increpa: ¿Por qué no te callas? Un instante después se levanta y abandona, momentáneamente la reunión. Pues bien, el “señor” Llamazares, líder político de la excelsa izquierda “española”, considera que estos gestos del Rey han mostrado una reacción “excesiva” “no muy afortunada” y que “lo que hace Chávez es decir la verdad” ya “que no es discutible lo dicho por Chávez sobre la implicación y el apoyo del gobierno de Aznar en el intento del 2002 de derrocarlo”. Esta forma de expresarse revela en él su gusto por la exquisitez en el intercambio de pensamientos, y es raro, siendo así, que no haya encontrado nada denostable en el iniciador de la gresca. Lo cual me deja pensativo, ¿seré español? Porque el “señor” Llamazares ha nacido en España y no parece tener ninguna duda de que es un “pura raza”, y yo, estoy absolutamente seguro de no ser compatriota de este personaje, de ahí que me surja la duda, porque uno de los dos no es Español, ¿será él o seré yo? Menuda disyuntiva, ¡y menuda desgracia! Compartir país con el tal.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris