Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Sobre la España plural que muchos ansiamos

Mario López Sellés (Madrid)
Mario López
domingo, 11 de noviembre de 2007, 14:00 h (CET)
Las más graves crisis de convivencia entre los ciudadanos españoles han provenido siempre, a lo largo de toda nuestra historia, de mentiras, bulos, falsos rumores. Desde la traición a Viriato hasta la teoría de la conspiración de Pedro J. Ramírez, pasando por el frustrado linchamiento a García de Paredes –autoinmolado junto a los militares franceses que invitó a cenar a su casa de Padrón y que fue acusado de afrancesado por sus paisanos-, el español es el único animal que tropieza sistemáticamente en la misma piedra de la ignorancia. Parece como si estuviera toda la vida al acecho de alguna mentira que le diera pie para romperle la crisma a su vecino –al que probablemente envidie por tener algo que él ni siquiera ha deseado para sí mismo en toda su vida-.

Los sentimientos patrióticos inherentes al nacionalismo español tienen igualmente una base profundamente cínica. Para los nacionalistas españoles la unidad de España es incuestionable. Dicen amar y respetar a toda la patria –de norte a sur y de este a oeste- por encima de cualquier otra causa. Sin embargo, les parece ridículo e impensable estudiar gallego, catalán o vasco -aunque nada dicen del esfuerzo que gallegos, catalanes y vascos han hecho para aprender el castellano-. No han caído en la cuenta de que el idioma es uno de los componentes más importantes de una nación y que difícilmente se puede amar a una nación despreciando su lengua materna. Y desprecian sistemáticamente el carácter de los vascos y catalanes. Este desprecio a los países periféricos es lo que ha motivado la exacerbación de los diversos nacionalismos antiespañoles y el independentismo. Lo más lamentable de todo es que ese nacionalismo español feudalista ha borrado del mapa otras ideas de España infinitamente más aceptables.

Respeto profundamente a todos los catalanes, vascos o gallegos que se sientan nacionalistas, independentistas o españoles. Ahora, a mí también me gustaría que se nos escuchara a los ciudadanos que queremos vivir en una España en la que se enseñe desde primaria las peculiaridades culturales de cada país español: idiomas, gastronomía y hábitos sociales. Una España en la que todos los españoles tengamos puntual y veraz información sobre las aportaciones económicas del Estado a los diferentes gobiernos autonómicos y las aportaciones de las diferentes comunidades autonómicas al Estado central. Una España en la que se protegiera y fomentara desde el Estado central la diversidad cultural y no se persiguiera el legítimo afán de los gobiernos autonómicos por intentar alcanzar mayores cuotas de autogestión o el legítimo deseo de los gobiernos autonómicos de consultar a los ciudadanos sobre los asuntos claves de su futuro como país. Una España laica y respetuosa de las libertades individuales. Una España en la que cada cual pueda elegir el tipo de vida, el trabajo o la residencia con absoluta libertad. Una España en la que la injuria, la calumnia, el abuso de poder no salgan gratis. Una España de ciudadanos libres, informados, cultos y respetuosos de sus compatriotas. Si esa España no es posible, no me parece mala alternativa la creación de nuevos Estados como el de Catalunya o Euzkadi.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris