Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¡Hay que amordazar a la oposición!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 11 de noviembre de 2007, 05:08 h (CET)
Veamos si nos entendemos, señores, porque en este país parece que, de pronto, todo el mundo se ha vuelto loco y no hay manera de encontrar un átomo de sensatez en esta clase política que se empeña en convertir a España en una especie de la República Socialista Soviética de tiempos de Beria o de Stalin. Es evidente que el PSOE esperaba una sentencia sobre la masacre del 11-M mucho más contundente; mucho más cercana a sus teorías sobre el atentado; mucho más categórica y, por supuesto, con una clara alusión a su relación con Al Qaeda y la guerra del Irak; por eso, cuando se han molestado en leerla y se han apercibido que se ha limitado a juzgar a los autores materiales del estropicio y que, los jueces, han reconocido que los presuntos autores intelectuales no aparecían por ninguna parte y , además,que aquellos que habían sido encausados como tales, no tenían nada que ver con el caso; les ha cogido el virus del espanto y el terelele del desconcierto.

No les ha quedado más remedio que improvisar y así, mientras Pepiño Blanco se desgañitaba pretendiendo negar lo evidente, o sea, que habían basado toda su estrategia en conseguir que el PP fuera el perdedor y para que se le atribuyera toda la responsabilidad del atentado; vean por donde ahora intenta hacernos creer que nunca se habían manifestado en este sentido ¡Cara le sobra al gachó!; por otro lado, el señor Conde Pumpido pretendía desprestigiar la sentencia admitiendo que no la acataba, afirmando que los responsables ( los cerebros del atentado) eran los siete terroristas que se suicidaron en Leganés ¡ Claro como a estos ya nadie los puede interrogar, es fácil cargarles el muerto, perdón, quería decir, los muertos! Pero no acaba aquí la cadena de despropósitos y, en el entretanto, sale Rubalcaba a decir en el Parlamento que pelillos a la mar y que todos debemos olvidarnos de lo que sucedió el 11-M; ¿para qué mirar atrás? ¡Evidente, porque si miramos atrás lo único que aparece claro es que los socialistas se valieron del atentado para que el PP perdiera las elecciones y esto a ellos no les conviene que se recuerde! Entonces aparece ZP haciéndose el conciliador, pidiendo unidad y criticando a los que le critican, porque España va de maravilla y todos los indicadores económicos que lo niegan y anuncian recesión y vacas flacas, están equivocados, pero ¿por qué?, pues… porque él lo dice y “basta ya”.

Como entre las pifiadas de la Magdalena Álvarez en Catalunya; las estupideces del Pepillo Grillo, señor Blanco; las continuas metidas de pata de Pumpido y Fernández Bermejo y, de remate, la espeluznante Enseñanza par la Ciudadanía de la Cabrera; parece que pintan bastos para el PSOE, lo que se impone es: un plan de choque. Se han acabado las contemplaciones, no se puede permitir que la ciudadanía se continúe enterando, por medio de la poca prensa libre que queda, de lo que está sucediendo en España; es preciso que lo de la libertad de expresión, en la práctica, quede reducido a una simple frase retórica, sin efectividad alguna. ¿Qué es lo que hay que hacer para conseguirlo? Muy fácil, amedrentar a aquellos periodistas, locutores, articulistas y cualesquiera otros que, durante los años que lleva el PSOE en el poder, se han manifestados críticos con los errores del Gobierno, para que sean silenciados; seguramente por aquello de que “muerto el perro se acabó la rabia”. Como dignos sucesores de los señores Negrín y Largo Zapatero (me excuso otra vez, quería decir, Largo Caballero), saben que al adversario se le debe quitar de en medio, sea metiéndolo en la cárcel o sea haciendo que desaparezcan de la faz de la Tierra. Tienen un buen ejemplo en Chávez y Castro, buenos maestros en estos menesteres.

Por aquello de “suaviter in modo y firmiter in re” han dado comienzo a su campaña para conseguir amordazar a todas las voces críticas que les han estado enfrentando a sus mentiras y denunciando sus planes totalitarios y de desmembración de España ¡y esto duele! Por lo tanto, empezando por su bestia negra, La COPE, contra la que han puesto de acuerdo todos los políticos de izquierdas y alguno de derecha, como el inefable demócrata cristiano señor Durán, que no sabe como conseguir que se fijen en él; y continuando por la señora Isabel San Sebastián, a la que, en el programa “59 segundos”, la mayoría habitual de la prensa izquierdista se dedicó a insultar y descalificar, porque se había atrevido a criticar a Zapatero por el asunto de la crisis del Chad. El señor Calleja fue uno de los que más se distinguió en defender lo indefendible, pero como estaba en mayoría y no hubo entre los contertulios quien saliera en defensa de la dama, a ésta no le quedó otro remedio que abandonar el programa ¡Objetivo conseguido, un elemento peligroso eliminado de la tertulia!

Pero no quedan aquí las cosas, porque al periodista, César Vidal, le han enviado amenazas de muerte por criticar la utilización de la imagen de un menor para promocionar un festival de cine gay y lésbico en Barcelona. Estos son los protegidos de ZP y del PSOE, estos sujetos a los que nadie puede criticar, ni opinar en contra de sus métodos, sus manifestaciones horteras y su inadmisible pretensión de que tengamos que tragarnos a la fuerza que son iguales a las demás. Veamos, ¿cómo vamos a ser iguales a unos que “se reproducen” por lugares tan tenebrosos?; me van a tener que perdonar, pero a mí me parece algo particularmente desagradable. En todo caso, estas “pacíficas” criaturas, envalentonadas por la protección que han recibido del Gobierno, se atreven a amenazar a quienes no comulgan con su particular forma de promocionarse, pretendiendo usar a una criatura (un bebé) para su psicodidáctica propaganda. Ha empezado pues la nueva Inquisición, manejada por Zapatero, para acallar a la poca prensa que le es hostil y hacer enmudecer a quienes, a través de las ondas, se atreven a disentir de su dislocada carrera para conducir a nuestra Nación a la más completa y canallesca desmembración y conducirla a una nueva era, basada en su particular concepto de la democracia que, por lo visto, se reduce a hacernos tragar a los españoles, como ocurre con las ocas, su pienso especial a base de las recetas comunistas de siempre: totalitarismo, opresión y pérdida de la libertad. Ustedes vayan dándole cuerda y ¡verán como acabamos!

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris