Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Lo que tiene que aprender un niño de 10 a 16 años

Elena Baeza (Málaga)
Redacción
sábado, 10 de noviembre de 2007, 14:24 h (CET)
Una cosa es explicar qué es el SIDA y cómo se transmite y, otra adoctrinar en sexo hedonista a los niños, de entre 10 y 16 años como lo hacen en los folletos que el Departamento de Salud y de Educación de la Generalitat de Cataluña ha editado –con el dinero público-.

Porque un niño de 10 a 13 años lo que tiene que aprender es que la religión es el pilar de nuestros principios, del arte, del pensamiento y de la cultura de nuestra sociedad. A esa edad tiene que aprender a hablar bien el castellano que además de ser la lengua común de todos los españoles, les va a permitir entenderse con 500 millones de personas. A esa edad tiene que aprender su lengua autonómica y algún otro idioma que le abra puertas en el futuro. A esa edad tiene que aprender ciencias, matemáticas, filosofía de todas esas materias de las que el cerebro de un niño necesita alimentarse desde la más tierna infancia para que sus valores, su cultura y su educación constituyan un pasaporte personal en las diferentes fronteras de la vida. Todo eso es lo que tiene que aprender un niño a los 10 a 16 años.

Por eso, cuando están en juego aspectos fundamentales que afectan a la concepción de la persona humana y a su desarrollo la Iglesia, libre de todas las ataduras de lo políticamente correcto, vuelve a recordar que la dignidad de la persona humana supone la rectitud de la conciencia moral, es decir que ésta se halle de acuerdo con lo que es justo y bueno según la razón y la ley de Dios.

La Iglesia, los católicos, y la gente de bien, no nos vamos a callar ante tal adoctrinamiento de este gobierno, cuando nos ampara la Constitución actual en lo referente a la libertad individual y en lo referente a los derechos de los padres de educar en sus valores y principios a sus hijos.

Noticias relacionadas

¡Menuda primavera!

Se nos acerca una estación en la que lo mejor sería volver a “hibernar”

Al lío de los algoritmos

Aquel partido que tenga más dinero para comprar nuestros datos tendrá más posibilidades de ganar las elecciones

La moción de censura y el “Procés”

Singularidad reformista

Juventud salvaje

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris