Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Falsa solidaridad

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 10 de noviembre de 2007, 07:06 h (CET)
Oculto tras la noticia de la detención de ciudadanos franceses, españoles y un belga –españolas liberadas, ante la pasividad de las autoridades españolas, el presidente de la República francesa; con Z de Sarkozy- en el Chad se encuentra un drama humano que parece no conviniera mentar: la falsa solidaridad de supuestas Organizaciones No Gubernamentales (ONG), casi tan gubernamentales como partidos y sindicatos, que en numerosos casos, con tal de seguir prestando su servicio “solidario” se sitúan por encima de la ley y cometen verdaderas tropelías contra los derechos humanos que tanto dicen defender. Detrás de la noticia del ridículo de Míster Z en Torrejón está el drama humano de más de noventa niños que, por lo que parece, iban a ser secuestrados, separados de sus padres, para ser entregados en adopción a familias europeas. Más claro: hablamos de tráfico de seres humanos. Niños tratados como vulgar mercancía. Lo que aquí se conoce como “trata de blancas” y que podría haber sido también el destino de la pobre Madeleine McCann. Claro que en este caso, dirán algunos, justificando el secuestro, no la han raptado “para bien”, como sí se aduce en el caso de niños de países pobres. Como si el delito y la crueldad no fueran los mismos…

El caso no es único. El diario francés “Libération” relataba recientemente cómo la ONG española Adic, sita en Sabadell, habría sido acusada del secuestro de menores en El Congo. Lleva el periódico a relatar el caso de un bebé de 20 meses que fue enviado por su madre a a casa de un pariente, que vendió al crío por 350 euros a Adic. A continuación se falsificaron los papeles y el crío ya estaba listo para ser adoptado en Cataluña. Afortunadamente la madre no se quedó callada y denunció el hecho ante las autoridades. La ONG en cuestión perdió toda ayuda de la Generalitat después de descubrirse que retiraba a los menores de orfanatos sin cumplir con la ley (vamos, que presuntamente los raptaba). Curiosamente, y esto es otro detalle que pasa desapercibido, la ONG quebró según dejó de pastar en el pesebre de lo público, mientras familias catalanas esperaron en vano en el Congo durante más de un mes con el fin de traerse al niño que querían adoptar y el gobierno congoleño paralizaba, lógicamente, todos los expedientes de adopciones internacionales.

Después del escándalo de Intervida y Anesvad por desviación de donativos hacia sus directivos y de que se conociera que Intervida asignaba en cientos de casos el mismo niño –siempre niños; a eso se le llama jugar con los sentimientos y el buen corazón de la gente- a dos padrinos ahora nos encontramos con esta escalofriante noticia del secuestro de menores.

Y es que desde hace tiempo empieza a estar meridianamente claro para todo aquél que quiera verlo que muchas –no todas, por supuesto- de las oenegés (gubernamentales hasta la náusea en muchos casos) que parasitan del bolsillo del contribuyente no son más que asociaciones para el enriquecimiento injusto de unos cuantos. Cuando no lo son para la agitación política, que también.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris