Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Cuidados y necesidades de los animales

José Vicente Cobo
Vida Universal
viernes, 9 de noviembre de 2007, 02:01 h (CET)
El hombre que está enredado en su mundo del Yo vive vegetando. Con ello también se olvida del cuidado de sí mismo y de sus propias necesidades y así también del cuidado y las necesidades del animal que ha acogido en su casa. El animal va viviendo entonces igual de embrutecido y pobre en comunicación que el hombre. A causa de este comportamiento aletargado, contrario a las leyes de Dios, muchos hombres no solamente se han olvidado de la vida con su prójimo, y el estar a favor de él, si no que también han excluido de su interior a los reinos de la naturaleza. Así muchos hombres, animales, plantas y minerales se han convertido en prendas de uso corriente, en objetos, que han sido y son utilizados, aprovechados y explotados.

A causa del egocentrismo de los hombres, es decir al tenerse en cuenta sólo a sí mismo, la comunicación positiva con el prójimo ha disminuido cada vez más.

Sin embargo, la ley del amor desinteresado es la ley del servir a los demás, también a los animales, del estar con y a favor del otro, el regalarse y recibir mutuamente. El Eterno no habló de explotación y brutalidad con respecto a todos y a todo lo que vive sobre la Tierra.

El ser humano se convertirá en un buen observador de su prójimo animal cuando no viva sólo concentrado en sí mismo, si no cuando respete en todo la vida en Dios.

Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris