Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Controversias serias por motivo poco serio

Alexandr Jramchijin
Redacción
miércoles, 7 de noviembre de 2007, 23:51 h (CET)
La situación configurada en torno al emplazamiento de la defensa antimisiles (DAM) en Europa del Este y la amenaza rusa de decretar la moratoria sobre el cumplimiento del Tratado de las Fuerzas Armadas Convencionales en Europa (FACE) son consecuencia de las ambiciones y de la renuencia de una parte de comprender la postura de la otra. Dan muestras de ello tanto Occidente como Rusia. Todo ello podría traer aparejado un inmotivado agravamiento de las relaciones que en realidad no necesita ninguna de las partes.

Tiene sus razones de ser el descontento de Rusia con los planes de emplazar elementos de la DAM norteamericana en Europa y con la situación contorneada en torno al Tratado FACE. De hecho todos los expertos militares rusos se dan cuenta de que en su estado actual, la DAM norteamericana por sus parámetros técnicos no representa amenaza alguna para las fuerzas nucleares estratégicas de Rusia. Ello no obstante, a los analistas rusos le causa perplejidad la elección de la República Checa y Polonia como zonas de estacionamiento de la DAM. Cuesta trabajo imaginar que el Pentágono admita en serio la posibilidad de que Irán diseñe misiles balísticos intercontinentales y los lance contra el territorio de EEUU. Tales suposiciones tienen que ver más bien con la psiquiatría que con pronósticos políticos o militares. Consiguientemente, esto induce a muchos en Rusia a pensar que la DAM apunta contra este país y no contra Irán. Va cobrando terreno la versión de que en Polonia no serían instalados los antimisiles GBI sino misiles de alcance medio que en minutos contados podrían batir objetivos en la parte europea de Rusia.

Además, el Tratado de Misiles de Alcance Medio y Más Corto (INF), suscrito en 1987, sólo les prohíbe a Rusia y EEUU tener misiles con alcance de 500 a 5.500 kilómetros. Esta circunstancia no tiene mucha importancia para EEUU que no tiene adversario en el Hemisferio Occidental. Pero el caso de Rusia es absolutamente distinto. Muchos países situados por el perímetro de las fronteras rusas (Israel, Irán, Arabia Saudita, Pakistán, India, China, Corea del Norte) ya tienen o están desarrollando misiles de alcance medio y más corto. De las naciones arriba enumeradas sólo India y Corea del Norte difícilmente pueden ser catalogados entre enemigos potenciales de Rusia.

Correspondientemente, Rusia tiene razones de sobra para abandonar el Tratado INF. Misiles de alcance medio estacionados en los Urales y en Siberia podrían alcanzar cualquier blanco en Eurasia, contrarrestando de esta manera tanto la DAM norteamericana en Europa del Este como los misiles de los Estados asiáticos arriba enumerados sin emplear para estos fines misiles balísticos intercontinentales, más costosos y sofisticados.

Por lo que al Tratado FACE se refiere, suscrito en una tesitura geopolítica absolutamente distinta, este instrumento jurídico internacional ha perdido en buen grado su sentido. El descontento con la situación actual obedece a varios momentos. Se trata, antes que nada, de la existencia de la llamada “zona gris” constituida por países bálticos (Lituania, Letonia y Estonia no son partes del Tratado FACE, por lo cual, teóricamente, no están sujetas a limitaciones cuantitativas en cuanto al efectivo orgánico de sus Fuerzas Armadas ni a contingentes militares emplazados en sus territorios). También se debe tomar en consideración las limitaciones de flanco que, primero, le impiden a Rusia emplazar como le parezca unidades militares en su propio territorio; segundo, los Ejércitos de Bulgaria y Rumania, ya hace tiempo integradas en la OTAN, siguen siendo considerados partes del Pacto de Varsovia. Por si fuera poco, es inadmisible el no haber ratificado los países de la OTAN el Tratado FACE adaptado, aunque Rusia de hecho retiró todas sus tropas de Georgia, mientras en Moldavia todavía queda un contingente poco numeroso, desprovisto de material pesado, que se ocupa de custodiar los enormes almacenes en los que se guarda armamento del antiguo Ejército soviético. En este caso las tropas rusas previenen una descontrolada proliferación por Europa de una enorme cantidad de armamento y explosivos.

En honor a la verdad cabe señalar que las pretensiones de Rusia al Tratado FACE son absolutamente justificadas, aunque tienen carácter meramente teórico. En realidad, ni Rusia ni un solo país de la OTAN cubren las cuotas en ninguna categoría de material, estipuladas tanto en el “obsoleto” FACE de 1990 como en el adaptado Tratado FACE. Los ejércitos de los países bálticos y de Eslovenia, que no son partes del Tratado FACE, son simbólicos tanto por su volumen, en sus territorios no están acantonados contingentes extranjeros algunos (salvo 4 cazas que se relevan cada semestre en el aeródromo Zokniai, Lituania). En ninguna de las 5 categorías de material a las que el Tratado FACE impone restricciones, la OTAN supera Rusia siquiera en tres veces, siendo de recalcar que por el volumen absoluto del producto interno bruto la OTAN supera a Rusia en casi 30 veces.

De este modo, la retirada del Tratado no será beneficiosa en absoluto para Rusia por ofrecerle a la OTAN la posibilidad teórica de convertir la superioridad económica en la militar. ¿Querrán los países europeos de la Alianza verse arrastrados en una nueva carrera armamentista? Es una cuestión aparte. Si, a pesar de todo, tal carrera se inicia, Rusia abandonará sin falta el Tratado INF, compensando de este modo su atraso en los armamentos convencionales. A título de colofón diremos que Rusia podrá reanudar fácilmente la fabricación de misiles de alcance medio Pioner por ser, en esencia, análogos a los misiles balísticos intercontinentales Topol, producidos ahora en serie. La única diferencia es que los Pioner tienen 2 etapas y los Topol, 3.

____________________

Alexandr Jramchijin, Instituto de Análisis Político y Militar, para RIA Novosti.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris