Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

¿Atacar para atacar?

Ángel Sáez
Ángel Sáez
miércoles, 7 de noviembre de 2007, 23:51 h (CET)
A mi dilecto hermano Eusebio, porque hoy, martes, 6 de noviembre de 2007, cumple años; ergo, junto con un abrazo y un par de besos, rebosantes de cariño fraterno, recibe, querido “Sebi”, mis ¡muchas felicidades!

“La única lección que nos enseña la Historia es que nunca aprendemos de ella”. Patrick Joseph Buchanan

Pues sí; aquí, en esta piel de toro puesta a secar al sol, que hoy vuelve a calentar lo suyo, eso es lo que parece colegirse, que forman y conforman legiones y más legiones los políticos que dicen acatar la resolución judicial, pero con la boca pequeña, es decir, con la inconcusa intención y la incontrovertible vocación de lograr, en el tótum revolútum propiciado por los “hunos” y los “hotros”, su anagrama, o sea, atacar a los adversarios.

Aquí (quiero decir, España, las ciudades o plazas norteafricanas de Ceuta y Melilla incluidas) no hay ni buenos completos, íntegros, ni malos sin fisuras.

Aquí (sigo queriendo dar a entender que me refiero a España) todos, absolutamente todos, sin excepción, tenemos algo que purgar. Y no sólo uno, sino varios pensamientos, diversas acciones e inacciones y hasta un lato muestrario de pareceres.

En España, la sentencia, que se hizo pública la semana pasada, en torno al proceso que se ha seguido en la Audiencia Nacional y ha juzgado a las personas encausadas por el múltiple atentado terrorista llevado a cabo el 11 de marzo de 2004 en diversos trenes de cercanías matritenses, que se saldó con la indeleble cifra de 191 inocentes muertos, ha venido a afilar ciertos colmillos y determinadas dagas; pues lo que más ha llamado la atención de la sobredicha sentencia a buena parte de la opinión pública y publicada de este país ha sido cómo la han usado las dos grandes formaciones políticas estatales (a modo de garrote), para atacarse mutuamente (los “hunos” a los “hotros” y viceversa).

Cuánta razón tenía Bertrand Arthur William Russell, matemático, filósofo y premio Nobel de Literatura 1950, cuando vino a sentenciar que “mientras que los científicos se esfuerzan por hacer posible lo imposible, los políticos pugnan por hacer imposible lo posible”. Pero, asimismo, dejó escrito esto otro, que “gran parte de las dificultades que atraviesa el mundo se deben a que los ignorantes están completamente seguros y los inteligentes llenos de dudas”.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris