Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

El juego del fular

Octavi Pereña
Octavi Pereña
miércoles, 7 de noviembre de 2007, 23:51 h (CET)
Xavier Darcos, ministro de educación de Francia, el pasado 4 de junio ordenó a las escuelas públicas que advirtiesen del peligro que representa el juego del fular. Esta diversión se la llama así aunque no siempre se utilice el pañuelo. Este pasatiempo consiste en apretarse el cuello hasta provocar la asfixia y sentir sensaciones alucinógenas por la disminución del oxígeno y el aumento del gas carbónico en el cerebro.

Françoise Cochet que preside la Asociación de padres de Niños Accidentados por Estrangulación, define así esta diversión: “Es una droga sin droga”. Esta Asociación se constituyó en octubre del 2000 para advertir a la sociedad de los peligros que acompañan a esta distracción desconocida hasta ahora. Cochet explica que el 21 de septiembre de aquel año perdió a su hijo Nicolas de 14 años. Da esta dramática explicación: “Entonces se celebraban los Juegos Olímpicos de Sydney y madrugaba para ver las pruebas. Como el despertador no cesaba de sonar , mi hija Françoise de 6 años fue a su habitación y después vino a la mía. Me levanté, fui a su habitación y le encontré de pie con un cinturón de judo al cuello, estrangulado, muerto desde la noche anterior”.

La reacción inmediata de esta madre trastornada por la muerte de su hijo en tan extrañas circunstancias fue pensar en el suicidio. “La policía me dijo que se trataba de un accidente causado por un juego muy extendido. No sabía que Nicolas lo practicase”. Christian, la madre de un niño de 8 años muerto de la misma manera, asegura: “ No mostraba ninguna señal que estuviese mal”. Isabelle, cuyo hijo murió a los 16 años, afirma: “ Todo era para él, lo había conseguido todo”. Una característica común en todos los casos era que aparentemente eran normales.

El testimonio de Benjamin, de 22 años, salvado de la muerte por la oportuna llegada de un amigo, es bien elocuente: “Parecía que viajase hacia otro mundo”. Esta declaración pone al descubierto que detrás de la aparente normalidad en el alma se cuece algo que impulsa a viajar hacia otro mundo.

El siquiatra Marcel Rufo, sin negar que los adolescentes se divierten con un juego de riesgo, en solitario o en grupo, considera que la práctica del juego del fular es una forma de suicidio. ¿Qué es lo que induce a alguien a jugar juegos de alto riesgo que pueden acabar con la vida? Es bien sabido que la insatisfacción, el aburrimiento, las presiones externas excesivas y otros factores producen unos efectos en el alma que inducen a drogarse sin droga, aún cuando este dopaje puede ser fatal.

El antídoto contra el tedio del alma lo es el cristianismo del tiempo apostólico, muy distinto del actual que, desgraciadamente se ve despojado de todo vestigio de misterio y de lo sobrenatural. Dichas carencias básicas se substituyen por un ceremonial carente de significado y del que se participa pasivamente por tradición rutinaria. Esta pérdida de contenido ha convertido el antídoto a las angustias del alma en un medicamento inservible porque ha sobrepasado con creces la fecha de caducidad. La fe cristiana recuperará el poder de devolver la salud espiritual cuando recobre la creencia victoriosa en el Cristo muerto y resucitado, cuando la persona de Jesús deje de ser un personaje histórico como cualquier otro, al que se puede analizar científicamente y declare sin rubor, complejos y vergüenza que es el Hijo del Dios viviente.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris