Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¡Atentos al parche! ¡Cuidado con los infiltrados!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 7 de noviembre de 2007, 23:51 h (CET)
Hay personajes cuyo afán de protagonismo no tiene límites y por ello, aunque sean personas de amplios conocimientos, a pesar de que estén dotadas para la política o, precisamente por creerse que lo están más de lo que, en realidad lo están, constituyen un peligro latente para aquellos partidos que se creen haber hecho una valiosa adquisición cuando los aceptan en su seno. Este es, sin duda, el caso de la señora Montserrat Negrera, adquisición del anterior presidente del partido en Catalunya, señor Piqué, con quien, al parecer, le unían vínculos en cuanto a su pensamiento político y en su forma de plantear una imagen del PP más cercana a acuerdos con las fuerzas independentistas que a mantenerse en la filosofía de siempre que, por supuesto, se basaba en el españolismo sin renunciar a la raíz catalana, en el bilingüismo, sin proscribir el castellano de la escuela y de la vida ciudadana como uno más de los idiomas vehiculares de los catalanes de origen foráneo. Todos sabemos, por la experiencia de los últimos años de gobierno del señor Pique, cuales fueron los resultados de su gestión y no vale la pena perder más tiempo comentándolo, primero porque ya son tiempos pasados y segundo porque el señor Piqué ya está alejado de la dirección catalana del PP.

Sin embargo, creo que debemos hacer algunas reflexiones sobre este grano de dos cráteres que, inopinadamente, le ha salido al PP catalán, en un momento en el que las perspectivas del partido, bajo la batuta del señor Sirera, parecían ser optimistas y estaban a punto de recuperar aquellos votos, que se perdieron por la equívoca deriva del anterior presidente. En algunos casos, a uno se le ocurre que determinadas actitudes, insólitas declaraciones y oportunistas salidas de tono, en vez de tener la intención de favorecer la marcha de una formación política, están más bien dirigidas a torpedear su línea de flotación. El conocido refrán “líbradme de los amigos que de los enemigos ya me cuidaré yo” viene al dedo cuando se trata de valorar el impacto de estos “salvadores de la patria” que valiéndose de una falsa capa de ambigüedad y buenas intenciones, se ofrecen a dar consejos a los dirigentes sobre la forma de orientar hacia el “camino” adecuado a la formación política a la que pertenecen. En primer lugar, porque cuando alguien quiere colaborar de buena fe, con ánimo de servir y no de estorbar, cuando no se pretende clavar un puñal por la espalda, lo que suele hacer es hablarlo directamente con los responsable del partido y no enviar el mensaje a través de un periódico – ¡nada menos que al Periódico de Catalunya, un enemigo acérrimo del PP!– para que todo mundo se entere de las discrepancias de criterio y, los adversarios, se puedan aprovechar para denunciar la existencia de posturas adversas dentro del PP que puedan ser consideradas como un síntoma de debilidad del mismo.

Es necesario que, tanto desde Madrid, empezando por el señor Rajoy, como en la propia Catalunya, mediante la actuación del presidente del partido, señor Sirera; se zanjen sin contemplaciones estas muestras de deslealtad e indisciplina, por importantes que sean las personas que las protagonicen y por doloroso que pueda parecer prescindir de ellas. Si lo que ha ocurrido con el señor Piqué no ha servido de escarmiento a la dirección del PP en Madrid, es que no están al tanto de lo que quieren los simpatizantes del PP en Catalunya que, sin duda, no es llegar a acuerdos con Convergencia ni hacerles carantoñas a los de Ezquerra Republicana ni apoyar las veleidades del IU o las patochadas del señor Montilla. Personajes como la señora Nebreda y el señor Jesús López deberían tomar ejemplo de Rosa Diez y, si discrepan de la línea oficial del PP, no deben dedicarse a poner minas en sus cimientos, sino que, lo mejor que podrían hacer, es fundar su propio partido, lanzarse a la lucha política y ver cuántos votos pueden conseguir. Mírense en el espejo de Ciutatans per Catalunya, el partido político revelación de las pasadas elecciones autonómicas, y vean en la situación en la que se encuentra ahora, al borde de la ruptura y despreciado por la propia señora Diez, que no los ha considerado buenos compañeros de viaje para enfrentarse a los próximos comicios. ¡Líbrenos Dios de las celebridades y dénos buenos gestores, con ideas claras y con la facultad de convencer a aquellos que comulgan con las ideas que siempre han sido santo y seña del PP!

Es una obviedad que, a unos pocos meses de las legislativas, cualquier viraje brusco en la orientación que ha fijado el señor Sirera para enfocar el reto electoral, lo único que puede lograr es crear desconfianza entre sus simpatizantes, favorecer la estrategia de los partidos que forman el bloque de la oposición y perjudicar las posibilidades de que el señor Rajoy consiga los votos que precisa en Catalunya para conseguir hacerse con la presidencia del Gobierno. Debemos percatarnos de que no se trata de ganar unas elecciones cualquiera, dentro de la normal alternancia de los principales partidos en el gobierno de la Nación; no, señores, en este caso nos estamos jugando el ser o no ser de la propia España como tal, como nación única de todos los españoles, como eje de la solidaridad entre las autonomías y como muestra y garantía de una cultura secular que venimos arrastrando desde que en 1469 se consumó, con el matrimonio de Isabel y Fernando, la unión de Castilla y Aragón. Recordemos la Historia reciente de España , no la que se quieren inventar, la verdadera, y recreemos las circunstancias políticas y económicas que fueron causa del alzamiento nacional del 18 de Julio de 1936; puede que alguien no lo quiera ver pero, no lo duden, estamos sembrando las simientes para que, si Dios no lo remedia, se vuelvan a producir – dentro de otro contexto, por supuesto – circunstancias análogas para el enfrentamiento entre españoles si alguien, en las urnas, no le consigue parar los pies a este personaje resentido y obcecado que nos está gobernando, en mala hora.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris