Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

España

Etiquetas:   Infraestructuras catalanas   -   Sección:   España

Y ahora los autobuses

Un autobús de Renfe que no había pasado la ITV deja 'tirados' a 50 viajeros en Sitges
Redacción
jueves, 8 de noviembre de 2007, 00:02 h (CET)
Mientras el segundo del Ministerio de Fomento, Víctor Morlan, celebraba una rueda de prensa en Barcelona en la que informaba a los medios de comunicación de que el servicio de trenes de Cercanías, ahora en suspenso, no sería reanudado en su totalidad hasta el próximo 1 de diciembre los usuarios de uno de los autobuses que trasladan a los viajeros procedentes de Madrid, Zaragoza y Lleida en los trenes Alvia desde la estación “Camp de Tarragona” hasta la estación de Sants en Barcelona veían como una nueva complicación se añadía al complejo vivir cotidiano de los usuarios de los trenes operados por RENFE. El autobús, en el que viajaban cincuenta personas, se paró de golpe en medio de la autopista teniendo que ser retirado hasta el arcén para evitar males mayores.

Teresa Berengueras y Rafa Esteve-Casanova / Barcelona

Ya de entrada los viajeros vieron, muchos de ellos con sorpresa, cómo la ruta elegida por el conductor para llevarles hacía su destino en Barcelona no era la correcta. En lugar de viajar hacía Barcelona el autobús lo hacía en dirección a LLeida. Ello es consecuencia del desconocimiento de muchos de los conductores que han llegado desde otras partes de España para suplir la falta de trenes en la red de RENFE debido a los motivos ampliamente conocidos por todos y debatidos en los medios de manera constante. Esta equivocación del conductor llevó implícito un retraso de 25 minutos reloj en mano.



El autobús de Renfe
estropeado en la autopista.
Una vez vueltos al itinerario adecuado, durante una hora los viajeros sufrieron las incomodidades de ir en un autobús viejo, estrecho y sin las más mínimas condiciones humanas. Más parecía un transporte de carga que un vehículo con personas. Durante este tiempo un fuerte olor a quemado dentro del autobús hacía presumir que alguna cosa fallaba. Cuando el conductor intentaba cambiar de marcha se oía un ruido extraño, parecía patinar el embrague, e incluso los más desconocedores de la mecánica iban convenciéndose de que viajaban en un medio sin condiciones y, a mayor abundamiento, estropeado.

La sospecha que durante una hora rondó a los cincuenta viajeros se hizo realidad poco después de pasar Sitges cuando el autobús iba a pasar por uno de los peajes. El vehículo dijo basta, se paró y allá se quedaron los viajeros en medio de la nada, y ante los intentos del conductor de proseguir el viaje si conseguía poner en marcha el motor los viajeros se negaron a continuar en aquellas circunstancias exigiendo un nuevo coche y llamando a los mossos d’esquadra para que tomaran nota de las anomalías registradas.

Después de 70 minutos durante los que apareció un nuevo vehículo al que trasladar viajeros y equipajes y, también, de la inspección de los mossos que tan sólo pudieron certificar que la documentación del vehículo era correcta, aunque debía pasar la correspondiente ITV durante el mes actual, y que el conductor conducía en perfectas condiciones físicas y con todos los documentos en vigor, la marcha se reanudó llegando a la estación de Sants en Barcelona a las 18, 30 horas cuando en el billete del tren figura como hora de llegada la de las 16 horas 13 minutos. A pesar de esto RENFE viene informando, desde el pasado 20 de octubre, que el trayecto entre “Camp de Tarragona” y “Sants” se realiza en autobuses y que los mismo suelen tardar aproximadamente entre 60 y 90 minutos. Esta vez no fue así. También informan que, debido a que el retraso no es achacable a RENFE, esta empresa no se ve obligada a cumplir con el llamado “compromiso de puntualidad” por lo que no devuelven el importe del billete.




Los usuarios del bus estropeado hacen cola para reclamar a Renfe.


Los viajeros al comprar su billete están realizando un contrato con el operador de los trenes, es decir con RENFE, y cada día están viendo cómo esta empresa no cumple con su parte del contrato. No se cumplen los horarios establecidos, no se cumple con el compromiso de trasladar a los viajeros en un tren y no se cumple para nada, especialmente, con aquellos viajeros que, por las circunstancias que sean, viajan en clase “preferente”. En su caso, además de todos los incumplimientos sufridos por el resto de viajeros, también ven cómo la operadora durante el trayecto “Camp de Tarragona” a “Sants” o viceversa se salta a la torera todas las condiciones de viaje en que, según el billete adquirido, debería trasladarles.

Hasta ahora lo que no funcionaba con normalidad eran los trenes, ahora comienzan a fallar también los autobuses que les sustituyen durante una parte del trayecto y los viajeros, hartos ya, comienzan a preguntarse qué será lo próximo que dejará de funcionar durante sus desplazamientos ferroviarios. Nadie, desde luego RENFE no, nos devuelve el tiempo que hemos perdido y que nunca recuperaremos.

Noticias relacionadas

“La mezquita jugó un papel fundamental en la radicalización de mi marido”

Raquel Alonso recuerda la importancia que tiene España en la propaganda yihadista

Operación Chamartín (XLLL)

Carmena quiere empezar

2018 como el mejor año para presentarse a las oposiciones de Policía Nacional

Las pruebas exigen un gran nivel de esfuerzo, tanto físico como mental

La población nacida fuera de España representa el 21,5% del Padrón Municipal

En Madrid hay 696.619 personas nacidas fuera de España empadronadas

El turismo multiplica la demanda en verano

Un buen porcentaje de turistas buscan actividades turísticas no convencionales
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris