Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Todo comienzo tiene un final

Auxi Estoquera (Barcelona)
Redacción
martes, 6 de noviembre de 2007, 03:22 h (CET)
Todo comienzo tiene un final, pero no sabemos cuándo empieza ni cuando acaba. Es como una espiral de aire fresco que te transporta no sabes dónde ni a qué, pero te dejas llevar, te empuja hacia algo que crees increíble, fantástico y no te das cuenta de nada más, no ves nada más, solo crees que es la felicidad y que será eterna.

Nada es eterno, nunca puedes decir “nunca haré esto o aquello”, porque de repente llega un día en que lo haces porque la vida te lleva a ello.

Una persona es la que te lleva a esa felicidad, tú te vuelves ciega, sorda y muda, te dejas llevar, no ves ni quieres ver nada malo, quieres ver cosas buenas, eres feliz, pero pasa el tiempo y de repente aparece otra personita en tu vida y después otra y entonces tu corazón se vuelca en ellos, tus sentimientos, tu vida y tu corazón son sólo para ellos. Dejas de lado el dolor que te crea esa persona que te envolvió en esa espiral, tus hijos son lo más importante en esos momentos. El tiempo pasa deprisa y esas dos personitas se convierten en adolescentes y es entonces cuando ya no te necesitan tanto, cuando empiezan a hacer su vida, a salir, y entonces te das cuenta del dolor, de la soledad, del sufrimiento que has vivido todos esos años con una persona déspota, que te ha ido humillando, que te ha ido maltratando, que te ha hecho pasar por muy malos momentos, que te ha hecho sentir pequeña, que no vales nada, que te ha separado de todos tus amigos y familia y sí, estás sola ante el dolor, el miedo, el peligro, la sensación de ahogo y hasta con el tiempo has creado dos enfermedades crónicas, hubieran podido ser un cáncer, una úlcera, cualquier cosa, y te sientes desprotegida ante todo. Quieres entonces acabar con todo ese dolor, pero no sabes como ni a quien acudir.

La vida da muchas vueltas y de repente llega una luz que te hace dar cuenta de que hace tiempo dejaste de querer a esa persona y entonces, pueden pasar un año, diez, veinte, nunca se sabe cuando va a llegar el momento, decides separarte, has encontrado apoyo en personas que te ayudan a poder ser fuerte y llevar adelante esa decisión que hace tiempo debiste tomar pero no podías. Te das cuenta que las cosas llegan en su momento, no se pueden ir a buscar, llegan y has de aprovecharlas y atenerte a las consecuencias que conlleva esa decisión.

Entonces es cuando salen a florecer todos los años que has pasado, todas las cosas que te ha hecho y entiendes porqué, pero todo lleva su proceso y es duro, muy duro porque no sabes hasta donde es capaz de llegar una persona cuando pierde algo que cree que le pertenece y que no tenía derecho a opinar ni a decidir. Van pasando los meses y se hace muy duro, vas cayendo en un túnel oscuro, en el que no tocas fondo, pero tampoco ves la luz para salir de él. Se te pasan muchas tonterías por la cabeza, acabas con una gran depresión y sigues viendo el túnel oscuro hasta que llega un día en que tocas fondo y lo puedes hacer de muchas maneras, pero cuando tocas fondo, o te quedas o intentas salir, pero para eso necesitas ayuda de las personas que te quieren y que están a tu lado, que por cierto son pocas porque la gente se aparta de tu lado como si tuvieras algo contagioso. Solo te quedan tu familia y algún amigo fiel.

Tu decisión ya no tiene escapatoria y has de volver a empezar de cero, te sientes vacía, crees que todos esos años que has vivido han sido una película de miedo y una película de amor, pero no sientes que la hayas vivido tú. Te sientes sola, tu corazón está roto, destrozado y dolorido, hecho añicos y pasa un año y sigues igual, intentas ver la vida de otra forma, pero es difícil, has de ser muy fuerte para aguantar todo esto, para intentar salir de todo y VOLVER A EMPEZAR.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris