Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Una verdad muy inconveniente

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 6 de noviembre de 2007, 02:56 h (CET)
Edward Jay Epstein, profesor de política en Harvard, MIT y UCLA publicó hace ya diez años un interesante estudio («Dossier. The Secret History of Armand Hammer». Nueva York, 1996) que ha sido recientemente desempolvado por el catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid Manuel Pastor y por el politólogo y miembro del Instituto Juan de Mariana Antonio Goimar. Dicho estudio fue dado a conocer a la opinión pública española este pasado fin de semana por el diario “La Razón”. El ensayo versa acerca de la vida secreta de Armand Hammer, conocido empresario norteamericano y enlace del KGB. Para entendernos y en lenguaje reaganiano: Hammer fue un agente soviético al servicio del imperio del mal. Un esbirro de Lenin y Stalin, esos “hombres de la paz”, que diría Míster Z.

En el ensayo en cuestión Epstein se hace eco de la estrechísima relación de Hammer con la familia de Al Gore. Relación que comenzó en 1921 y que se encuentra en el origen de la fortuna familiar de ese señor que se embolsa nada menos que 240.000 euros por conferencia, contamina que da gusto con su jet privado, consume más del doble de energía del que consume cualquier ciudadano normal y va por ahí tratando de aterrorizar a la población con el anuncio de un apocalipsis con el fin de controlar la economía de mercado a través de la racionamiento de la energía.

Por si fuera poco el que las carreras políticas de los Gore hayan sido más que probablemente financiadas por la Unión Soviética, con todo lo que ello supone, resulta que los negocios con el agente soviético Hammer consistían en la nada ecológica importación a Estados Unidos de asbesto, una sustancia altamente contaminante y cancerígena que causó decenas de miles de muertes y cuya utilización está prohibida desde 1989. La familia Gore, por supuesto, no ha indemnizado a día de hoy a una sola de las víctimas de su asbesto. Pero tienen entre ellos a un curioso miembro, casi un mesías que cuenta para la difusión de su causa incluso con altruistas ecolotontos, quiero decir apóstoles, que viaja por el mundo impartiendo lecciones de moral y ética e iluminando al atemorizado y crédulo ciudadano con su verdad revelada en forma de vídeo gore. Vídeo que, por supuesto, Míster Z, acaso empeñado en seguir incrementando los alarmantes niveles de fracaso escolar y el analfabetismo funcional, ha ordenado sea emitido en todas las escuelas públicas de la nación más antigua de Europa. Paga el contribuyente a precio de oro, naturalmente.

Fue el FBI quien advirtió a Gore Senior de las peligrosas relaciones que mantenía y, según se ha publicado, le advirtieron que su carrera política estaba siendo financiada nada menos que por el criminal KGB. Gore, sin embargo, prefirió mirar hacia otra parte, oponerse al mismísimo Kennedy y montar el numerito antiamericano y prosoviético junto a la siempre bella y siempre marxista Jane Fonda. Eran los años en que Vietnam acaparaba las portadas de todo el mundo.

Andando los años tomó el relevo el hijo, que llegó a Vicepresidente de los Estados Unidos de la mano de Bill Clinton, un tímido anticomunista demócrata. Al Gore, que mientras duró su mandato no apoyó que USA ratificara ese onerosísimo fracaso llamado “Tratado de Kioto”, no se ha separado mucho de la línea emprendida por su progenitor. Y es que Al es un “sandía”, es decir, un iluminado que utiliza demagógica y anticientíficamente los problemas ambientales para tratar de implantar el socialismo allí donde hay progreso y libertad – a Gore no se le verá jamás soltar sus paparruchas ante un auditorio africano; causaría estupor e indignación-. Y gran parte de Europa, empezando por Francia, como antaño hacían cuando de la URSS se trataba, dando palmas y jaleando al caradura. Algunos no tienen remedio…

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris