Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Perspectiva de Levante  

El vecino del Sur

Domingo Delgado
Domingo Delgado
martes, 6 de noviembre de 2007, 02:56 h (CET)
Anuncia la Casa Real la visita de SS.MM. los Reyes a las ciudades de Ceuta y Melilla, territorio nacional, y la Nación extranjera que las pretende arma un orquestado revuelo contra la visita, y por la anexión de dichas ciudades.

Tal hecho en sí mismo, sin más no nos debe extrañar excesivamente, ya que el vecino del sur está atento a cualquier maniobra interior española para “pescar en aguas revueltas”, lo que hay que reconocer que casi siempre le ha resultado bien, excepto en la ocupación militar que hizo de la isla de perejil.

No vamos a insistir en las raíces históricas de la soberanía española de dichas plazas, porque en política internacional hoy es una cosa y mañana la contraria, y eso Marruecos lo sabe desde su independencia y conformación como Estado, pasando por la ocupación del Sahara, los productivos acuerdos de pesca y el trato privilegiado de sus productos agrarios con la UE.

Marruecos tradicional aliado occidental dentro del mundo islámico, ha recurrido frecuentemente al apoyo del “amigo americano” que ha hecho equilibrios diplomáticos entre aquel país y España. Es cierto que su democracia sólo es formal, y el régimen de libertades está por desarrollar, no accionándose nada sin la aprobación del trono, pero eso no impide que EE.UU. lo contemple estratégicamente al alza por su factor de potencial puente con el mundo islámico moderado, y su situación geoestratégica en el norte de Africa y Mediterráneo occidental, al sur de Europa.

Resulta curioso que cuando España ha tenido problemas internos el vecino del sur (por ejemplo la transición, Marruecos reivindicó y ocupó el Sahara) mueve ficha estratégicamente a favor de sus tradicionales pretensiones. Actualmente las relaciones hispano-norteamericanas no pasan por su mejor momento, y con ocasión de una visita Real a Ceuta y Melilla, Marruecos activa su opinión pública domesticada, llama a consultas al embajador en Madrid, y arma la “tana”. Naturalmente, en una serie de acciones previamente calculadas, de las que espera sacar rédito.

Sin embargo, la crisis de perejil coincidente con las excelentes relaciones diplomáticas y personales entre los presidentes Aznar y Bush, se resolvió rápidamente a favor de España sin la menor contestación por parte marroquí.

Ahora bien, promover un incidente diplomático y una agitación social en Marruecos, parece exagerar la nota, y puede traer consecuencias de enfriamiento de las relaciones bilaterales, mejoradas por el actual gobierno de Rodríguez Zapatero, aparte de la descortesía hacia la Casa Real española. Aunque en el fondo a ninguno de los dos países les interesa una confrontación mayor, por los lazos de vecindad, de comercio, e incluso de geoestrategia prooccidental.

Hemos de recordar, que también molestó a los españoles que el Príncipe Carlos de Inglaterra comenzara su viaje de novios con Lady Diana Spencer desde Gibraltar, y no por ello hubo crisis diplomática, ya que ni los hechos eran para tanto, ni los intereses mutuos lo aconsejaban.

Así que esperemos que finalmente se imponga la racionalidad de los intereses comunes de ambos países, y se restablezcan las relaciones de buena vecindad, y los buenos usos internacionales, y el Reino de Marruecos deje de manifestar tan frecuentemente un sentimiento de agravio y malestar frente al Reino de España, como los últimos episodios nos están mostrando, propiciando una mayor madurez y estabilidad en las relaciones bilaterales hispano marroquí por el bien de ambos pueblos.

Noticias relacionadas

La palabra sabia y agradable del escritor. Parte I

Recopilación de pensamientos sin retorno, de la escritora para los animalitos

A Rosario Murillo

“El error es un arma que acaba siempre por dispararse contra el que la emplea”. Concepción Arenal. (1820-1893)

Un Estado que regule

“Pero sí hay una paradoja: los ricos de las sociedades se han vuelto más ricos, y los pobres son más, pero más pobre que antes”

¡No más nudos entre nosotros!

“El mundo será lo que nosotros queramos que sea”

Podemos (2015) si, VOX (2019) no, ¿la JEC también discrimina?

En ocasiones, la fe en nuestras instituciones se tambalea al comprobar que, también en ellas, se producen decisiones que, a cualquier ciudadano, le hacen chirriar sus convicciones democráticas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris