Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

11-M, 'dejadez' de los cuerpos de seguridad

José Luis Palomera
Redacción
lunes, 5 de noviembre de 2007, 00:51 h (CET)
Después de dos años de dimes y diretes, de convertir la sala de la audiencia en reuniones taberneras, en muchos casos, donde unos y otros "invitados de honor" incluso referían o hacían el payaso, dependiendo del interés de cada uno, el magistrado Bermúdez nos viene a decir que el minero Trashorra robó y vendió la dinamita a los moros y que éstos luego la usaron para cometer el atentado en Madrid y que ni Eta ni el tema de Irak tuvieron que ver nada en el mismo.

Y colorín colorado el cuento de los asesinos moros se ha acabado...

Sin embargo, para mí y la verdad lógica, este juicio ha sido una patochada además de una sangrante chapuza.
En primer lugar, porque se ha estado prestando más tiempo en demostrar “si eta sí, si eta no, si eta sí que me la como yo” que en investigar la inadmisibles "dejadez" de los cuerpos de seguridad en el seguimiento de la trama.

Si Eta participó de alguna manera, eso no lo sabe ni Bermúdez ni toda la judicatura junta. Si fue o no fue por Irak, lo mismo ya que quienes lo saben, desaparecieron de este mundo, donde jamás hubieran de haber llegado, en el piso de Leganés, ellos saben si lo hicieron por lo de Irak o por su fanática raza, los muertos no pueden declarar, supongo que esto lo sepa el magistrado.

Lo que parece claro es que Eta no participó directamente, ahora bien, si alguien pro -etarra sabía o no sabía, habló con unos u otros, participó de manera desinteresada, o hizo de cebo, no lo va a saber jamás nadie, pues como ya he dicho sus supuestos interlocutores están en el limbo de los más crueles asesinos juntos a maroma y su vergajo de goma.

En este asunto el quid de la cuestión no es saber, que ya se sabía y se sabe, de dónde se sacó la dinamita, quien la vendió, quien la compró y quienes la usaron, lo que el pésimo, como toda la pésima justicia española, magistrado Bermúdez debería de haber investigado es el cómo, el quid de todo el asunto, es decir, cómo es posible que un ex minero drogata de medio pelo desencadenara la mayor matanza terrorista jamás cometida en Europa.

Repito :que un ex minero drogata de medio pelo desencadenara la mayor matanza terrorista jamás cometida en Europa.

Ya que claro está, que sin dinamita el atentado no hubiera ocurrido.

Repito y no me canso de repetir, cómo es posible que este infame asesino llamado Trashorra, el cual estando controlado por la policía y sin la colaboración de nadie al parecer, ya que su “socio” Antonio Toro ha quedado absuelto, consiga burlar a la misma, no una sino varias veces mientras mandaba dinamita para Madrid .

¿Dónde estaban quienes tenían que seguirle, dónde estaban los agentes encargados de la seguridad de este país?.

Repito, los encargados y sus jefes de controlar a estos tipos “fallaron” aunque según Zapatero “los españoles debemos de estar agradecidos a las fuerzas de seguridad”.

No quiero ser pesado, no quiero dejar estrechez mental ni maniqueísmos baratos en mis apreciaciones, yo como de política no soy ni deseo serlo, nada saco si alguien dice que fue “nandín o mi hermano el chiquitín, los autores de una matanza ya cometida” yo lo que deseo es saber las conclusiones de la dejadez inadmisible y otros monumentales e ilógicos errores cometidos por las fuerzas de seguridad para que tamaña masacre fuera posible.

Si la fuerza de seguridad, la policía o la guardia civil tenía controlados a los ya reconocidos participantes en la autoría del mismo, cómo es posible que un pobre enfermo excretor y vil asesino- cuyo nombre jamás de los jamases se borrará de la memoria de los españoles, cómo el más vil y traidor de sangre inocente hermana por unos míseros gramos de polvo-puede ser el principal artífice del monumental acto terrorista.. Este es el quid de la cuestión y no otro.

¿Cuántos miembros de la seguridad han sido interrogados por el pésimo Bermúdez y sus gestos serios?

Lógicamente nos han dicho la verdad de lo investigado, pero sin embargo no han investigado a fondo el por qué ocurrió, ya que si lo hacen, deberían haber mandado al banquillo de los acusados al CNI a las fuerzas de seguridad del estado y a otros estamentos policiales, y esto no se ha hecho.

Los encargados de velar por nuestra seguridad que para eso cobran, deben de ser investigados, bien entendido en este caso, ya que una cosa es un atentado impredecible por su propia etimología y otra bien distinta la descomunal chapuza de éste, el mayor de los atentados, que como es público y notorio, se sabe que las fuerzas de seguridad tenían controlados a los sujetos de toda la trama...

Chapuza de juicio como ya me esperaba en un juicio cuyo principal objetivo era el interés político de unos y otros.

La más que supuesta dejadez de funciones de los individuos que deberían haber velado por nuestra seguridad, ha quedada impune ya que la pésima justicia española lo ha pasado por alto. Cosa por otra parte de esperar cuando se trata de investigar al propio investigador.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris