Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

El científico, ¿ángel o diablo?

Javier Úbeda Ibáñez
Redacción
domingo, 4 de noviembre de 2007, 08:07 h (CET)
Es un hecho, bien patente en nuestra sociedad contemporánea, que el investigador científico constituye uno de los tipos humanos de mayor prestigio. No sólo porque la investigación científica y su aplicación tecnológica han cambiado nuestra manera de vivir y la han hecho más cómoda y segura, sino también porque al científico se le concede cada vez mayor audiencia en el planteamiento y resolución de los problemas sociales. Para las masas humanas que viven en países avanzados, el científico es, a la vez, un mago y un profeta; un mago que en el quirófano, en los laboratorios de las Universidades o de las grandes firmas farmacéuticas o de electrónica, practica una maravillosa magia blanca; un profeta que predica desde la pantalla del televisor, desde los periódicos o las revistas de divulgación un futuro de promesas ilimitadas.

Pero es también innegable otro hecho: la creciente preocupación por los efectos, poco deseables o positivamente destructores, de ciertas investigaciones científicas. El hombre de la calle sabe que la carrera de las armas nucleares, químicas y biológicas se disputa en el secreto de los laboratorios de investigación. Sabe también que los avances de algunos distritos de la ciencia (manipulación psicológica, experimentación clínica, etc.) constituyen una siniestra amenaza a la libertad de los ciudadanos. Hasta no hace mucho, la gente estaba convencida de que el sabio y bondadoso hombre de ciencia, distraído para todo lo que no fuera su propia investigación, era un ser esencialmente benéfico, al que se podía dejar solo sin imponerle ningún control. Hoy ya no se admite esta risueña imagen, casi angelical, del investigador.

El árbol de la ciencia da abundancia de frutos sabrosos. Pero también da algunos amargos y venenosos. La ciencia no puede trabajar de espaldas a los valores éticos. Hay ya suficientes pruebas de que el optimismo cientifista, dejado libremente a su propia dinámica, puede alcanzar resultados maléficos. Algunos abusos cometidos en la realización de ciertas investigaciones han venido a recordarnos dramáticamente que la indagación científica –al igual que cualquier otro aspecto de la actividad humana– debe supeditarse a los principios morales comunes.

____________________

Javier Úbeda Ibáñez es escritor.


Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris