Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

EL PP ha perdido la sentencia del 11-M

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
sábado, 3 de noviembre de 2007, 00:30 h (CET)
Ya no va más, se acabaron las especulaciones ahora que conocemos la sentencia. ETA no ha tenido nada que ver, ya es oficial. El juez que estuvo a punto de ser removido por ser proclive al PP ha desmontado toda la teoría del absurdo que durante tres años y medio han intentado vendernos. Es el momento, como dijo un muy institucional Zapatero, de mirar adelante. Y sin embargo su partido (¿pero él no es el secretario general?) se ha lanzado a tumba abierta para sacarle los ojos al tonto PP que tantos meses ha tonteado tanto con los conspiradores. José Blanco, ha cargado, como no, innecesariamente contra la oposición, sin esa altura de miras que su jefe pedía a todos y que sin embargo no ha reclamado a su lugarteniente.

Ya vale, ya no va más en esta ruleta del absurdo, tan alejada de lo que los españoles necesitan, olvidémonos de unas elecciones que no debieron celebrarse con una España conmocionada, que debía haberse concentrado en lamerse las heridas, buscar a los culpables y apoyarse unos a otros.

Es el momento de olvidarse de los errores y medias verdades y medias mentiras de un gobierno que colaboró entusiastamente a su propia derrota con sus torpezas, graves errores que su partido ha arrastrado durante cuatro años y que le van a encadenar otros cuatro al banco de la oposición. Rajoy, Zaplana y Acebes, siempre dejándose querer por los conspiradores, siempre pensando “nos han robao”, han hecho una pésima oposición durante todo este tiempo, siempre lastrados por su pasado o sus incapacidades. Para no perder también la sentencia del 11-M olvídense ya todos, ellos los primeros, de sus posturas y de sus imposturas, miremos adelante y aprendamos de los errores cometidos.

Es el momento de olvidarse ya del acoso antidemocrático al PP, a sus sedes y a sus militantes, con la connivencia y la participación de una izquierda revanchista y guerracivilista que vio en la calle y en la turbación de esos días la trinchera desde la que volver a un gobierno que consideraba injustamente arrebatado por la derecha “representante de las clases privilegiadas”. Tantos miles de SMS, tantos “pásalo” son las huellas digitales de la insatisfacción de una izquierda que reclamaba venganza por haber sido despojada del poder por alguien como Aznar, a quien consideraban la personificación del mal. Algunos ingenuos aspirantes a demócratas esperábamos en aquellos días unas palabras de los políticos de esa izquierda teóricamente democrática para detener tanta barbarie callejera. Para recuperar los valores democráticos, olvídense ya todos, ellos los primeros, de sus posturas y de sus imposturas, miremos adelante y aprendamos de los errores cometidos.

Es el momento de olvidarse ya de las interesadas posturas de los medios, todos convencidos de la perversidad del contrario, todos convencidos de su propia bondad, todos arrimando el ascua a su sardina sin acordarse de la sardina de España, de la sardina de todos, con una parcialidad impropia de la prensa libre, parcialidad calcada de Granma o de Pravda. El papelón que parte de la prensa representó entonces, la más comprometida con las banderías políticas, les hizo falsear la realidad y engañar a sus lectores descubriendo terroristas suicidas donde no los había o metiendo a ETA en un fregao que le era totalmente ajeno. Para recuperar la credibilidad olvídense ya todos, ellos los primeros, de sus posturas y de sus imposturas, miremos adelante y aprendamos de los errores cometidos.

Y Mariano Rajoy. ¿Qué quiso decir Rajoy al hablar de que hay que seguir investigando? Claro que hay que hacerlo, se está haciendo, hay más sumarios abiertos y en ello está también la prensa. Incluso la imparcial. Pero Rajoy no debía haber dicho esa frase, haberla dicho aparenta disconformidad con una sentencia que debe ser de todos y que el PP no debe rechazar sin más, por simple conveniencia política, por mantenerse en sus trece. Si el PP sigue en esa posición habrá pedido también la sentencia del 11- M, como perdió el 11-M y las elecciones siguientes. Y Rajoy habrá completado cuatro años como el más fiel aliado de Zapatero. Torpe Aznar, miremos adelante y aprendamos de los errores cometidos.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris