Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Los únicos responsables de los socavones son los catalanes

José Luis Palomera
Redacción
viernes, 2 de noviembre de 2007, 04:09 h (CET)
Los culpables son ustedes mismos, sí, ustedes, básicamente los ciudadanos catalanes. Ustedes son los únicos responsables de padecer las desidias y otras chapuzas de sus ídolos de arcilla y socavón, ustedes que cada cierto tiempo se acercan a las urnas para depositar la papeleta de su político o partido febril, ya sea republicano, conservador, reformista, nacionalista o butifarrero...

Ustedes y con ustedes otros que forman España también son los culpables de tener un presidente de toda una nación más inculto que cualquier niño de primaria, el cual apenas tiene por bagaje estudiantil una media licenciatura en derecho rojo y por idioma un fácil chapurrear de castellano tolerante.

Ustedes son los culpables y no otros de mantener este sistema por el cual unos indocumentados nos gobiernan a todos.
Ustedes ciudadanos catalanes que tienen de presidente a un señor que es licenciado “en nada” y otros consejeros licenciados “en no se qué” ustedes que mantienen a un hatajo de ignorantes, algunos de los cuales espabiladillos en sus profesiones pero inexpertos en gestión de millones de personas y sus múltiples dificultades.

Díganme ustedes qué sabe Montilla de túneles “ostias en vinagre”, ya se ve, pero él gobierna y ordena. Qué sabe la Magdalena, que no sabe ni a ajo, “ostias en aceite” lo único que sabe es que se parece a una socialista y además la ha puesto Za-cateto.

Estos personajes y demás comediantes son el mayor cáncer que gestión alguna pueda tener, si bien este problema existe y existirá “porque se vota para que nos gobiernen los de siempre, los que visten traje y corbata y ostentan algunas licenciaturas más o menos en vez de votar profesionales de la gestión en todas sus facetas.

No sería lógico que el mejor gestor en cada caso o asunto tuviera en sus manos la responsabilidad de hacer las cosa bien, pagarle si las hace, pedirles responsabilidades si nos la hace o bien delinque.

No sería más lógico que fueran gestoras las que se presentaran a elecciones, las cuales tuvieran entre sus filas los más versados profesionales, lo mejor de lo mejor en cada caso, para una gestión ya sea nacional o regional lógica además de responsable.

El actual sistema democrático no tiene por qué ser cambiado, se trata de cambiar partidos políticos por gestoras, ministros por gestores, los mejores profesionales en cada materia, dirección del país, asuntos sociales, cultura, justicia, obras públicas etc.

¿Ustedes votarían para que alguien gobernase su casa? No lo creo, elegirían en todo caso a un señor que gestionase su casa lo mejor posible. Luego entonces por qué votan para elegir que se les gobierne con todas las consecuencias negativas, sobre todo de libertad que trae esto consigo.

Ustedes me dirán, pero el señor Montilla como otros presidentes alcaldes concejales etc., antes de hacer una obra pública, por ejemplo, consulta a gente experta, pero y qué..., ¿qué sabe la magdalena, montilla o el zapatero cuando le hablas de túneles y otros entresijos? Nada, no saben nada más que los que le digan, amén de otros intereses de bolsillos y partidos por lo cual hay que pagar determinados favores.

Ahora bien, si el delegado de obras públicas fuera un señor con las carreras precisas, para tal fin, arquitecto, aparejador de lo mejorcito de España aunque no comulgue con política alguna, él mismo gestionaría directamente. Esto es gestión, no confundir con gobernación.

Veamos qué sabe Montilla de dirigir toda una región como es Cataluña, qué sabe de gestión de ciudadanía, de estructuras, de economías, de medio ambiente, de recursos propios, y de tantas y tantas cosas que se deberían saber, no las sabe nadie, para en verdad dirigir a millones de personas, haciendas, compromisos, justicias, y libertades.

Este es el problema, problema que se soluciona creando nuevas asignaturas sobre gestores nacionales, donde a los alumnos se les enseña a llevar cada una de las múltiples facetas que corresponden con la difícil gestión de toda una nación, región o localidad.

Mantener a un señor que un buen día se apunta a un partido y por no se qué triquiñuelas políticas se convierte en presidente del gobierno de 45 millones de personas, es patético, abrumador de ignorancia a más no poder, es como poner al frente de un enorme edificio a un cantamañanas cuando se puede poner al mejor especialista en dirigir este determinado trabajo, con la agravante de que en este caso se trata de gobernar vidas, nuestras vidas.

En la lógica neutra de política hay una premisa básica cuando se trata de gestionar o dirigir algo, esta premisa es que el gestor debe al menos saber que dirige.

Ustedes se creen que la ministra de agricultura y pesca, por poner un ejemplo, sabe si los anzuelos tienen punta, o punta tienen, o si las patatas se entierran, o se entierran las patatas, pues bien, esta señora Gobierna un sector importantísimo para España y para millones de familias españolas.

Lo mismo ocurre en casi toda la geografía española, donde los alcaldes, concejales y otros no tienen otra catadura que vestir corbata y saber de arengas politiqueras.
Pero, señores, qué sabe un médico, un economista, un abogado, un dentista, un licenciado, un arquitecto o lo que quieran ustedes para dirigir toda una comarca, una región o un país.
Un ejemplo, de entre cientos, de lo que digo lo tienen ustedes con un individuo que de hostelero malo pasó a ser alcalde de todo un imperio de mafiosos y otros intereses económicos y especulativos llamado Marbella. Un simple hostelero, respetando a los hosteleros, pero lógicamente en su cometido, en su profesión y no al frente de cientos de vidas, hogares, ideas, derechos y sensibilidades - fue elegido Alcalde única y exclusivamente por que así lo votaron los ciudadanos de Marbella..., punto y pelota...- Ni más ni menos.

No sería más lógico votar gestores con la mejor preparación especifica para el cargo que luego desarrolle.
Gestoras nacionales, regionales o locales las cuales tendrían entre sus plantillas profesionales de gestiones en las materias en las que son los números unos.

¿Por qué se traga con este despropósito de lógica y sentido común?
¿ Lo saben ustedes?... Pues se lo diré yo, se traga porque los adalides políticos tienen comida la molleja a más de 90% de los Españoles.

Yo que no voto, he votado, pero ya no voto, ya que no deseo seguir manteniendo un sistema corrupto, un sistema ineficaz y pernicioso, un sistema que coacciona la libertad del individuo y la dignidad de todos en gestión de deberes y derechos, hoy ya somos muchos los que hemos aprendido la lección y no votamos. Ya, ya sé, los políticos nos lo recuerdan todos los días, ya sé que “no votar es dejar que otro decida por ti” sin embargo, votar es seguir manteniendo la corrupción, el despotismo, las injusticias, las chapuzas, “el yo me quedo y no me voy” además de nuestra propia libertad, no se trata de no votar, si el sistema es perfecto se trata de votar a gestores para que gestionen y no permitir que nos gobiernen, que además den cuantas exactas al pueblo de sus gestiones y no como ahora que elegimos señores con carisma, corbatas y alguna licenciatura en derecho para que nos gobierne, nos controlen, nos multen y hagan y deshagan de sus pantalones y faldas.

Si en vez de diez hoy, mañana somos veinte los que dejamos de votar , estaremos ganando la lucha de la supervivencia, la lucha de un planeta limpio, la lucha de la dignidad, de la justicia idéntica en idénticos casos para todos, de la gestión de nuestros patrimonios y la dignidad de todo ser vivo que en verdad piense...

Mi frase favorita siempre fue “nadie es mejor que tú mismo” a lo cual sumo, nadie tiene capacidad sobre nadie para ordenar,
gobernar, arrestar, o fusilar, la convivencia es una filosofía del “todos para todos y no de unos para todos” se trata de que las leyes las dictamine el todo pueblo y otros pocos sean notarios de las mismas.

Definitivamente lo que ocurre con nuestras vidas, futuros y haciendas, es única y exclusivamente culpa nuestra y así seguirá siendo, mientras sigamos otorgando votos para que nos gobierne el pimpollo más fotogénico y cautivador del partido politiquero, de nuestras entretelas, así es y así será mientras no cambiemos los nombres por hombres y los gobiernos por gestoras.

Si ponemos payasos y además les permitimos que nos gobiernen, qué esperamos de España nada más que un circo malísimo con leones de tercera, modorros y modorras y otras faunas con trajes, falda y tacón y algún pedo fácil.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris