Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

La energía nuclear

Diego Contreras (Sevilla)
Redacción
viernes, 2 de noviembre de 2007, 04:09 h (CET)
Marruecos va a nuclearizarse, Argelia también; en un futuro próximo, parece que Túnez seguirá sus pasos. Energía nuclear para uso civil, claro. Por supuesto, el proveedor elegido, como no podía ser de otra forma, es la antigua metrópoli, Francia, que se frota las manos antes los pingües beneficios que se avecinan para su potente industria nuclear.

Los países escandinavos, otrora defensores a ultranza del ecologismo antinuclear, han descubierto que no hay mejor forma de proteger a la naturaleza que desarrollar la energía atómica. Loyola de Palacio, en sus últimos días como comisaría de la UE, puso sobre la mesa la necesidad de retomar la energía nuclear si queríamos mantener nuestro potencial energético y seguir siendo competitivos. Sin embargo, en España, continuamos maniatados por una moratoria desfasada que nos prohíbe crear nuevas instalaciones nucleares, aunque se haya demostrado por activa y por pasiva su limpieza y su eficacia; se impide con ello hacer mayor uso de la energía más limpia e inagotable que conocemos. Eso sí, alentamos la construcción de centrales nucleares en el Magreb y estudiamos cómo podremos comprar esa energía, como ya lo hacemos con la energía nuclear francesa. Que la produzcan otros, aunque nosotros la usemos también. Ahora que el petróleo está por las nubes, que las fuentes energías perecederas contaminan más que nunca (pues las usamos más que nunca), que los combustibles fósiles no son impopulares, que el calentamiento global es la nueva religión, y que nos encontramos maniatados por los precios abusivos que nos imponen los cárteles energéticos del petróleo (y los que vienen en camino, como la “OPEP” del gas) o las decisiones políticas de los países árabes, Venezuela o Rusia, que abren y cierran sus grifos al albur de sus necesidades más o menos políticas, es la hora de apostar por la autosuficiencia energética y por el ecologismo razonable. Es la hora de una energía nuclear segura, limpia y barata.

Noticias relacionadas

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue

Os equivocáis

Me había prometido a mí mismo no nombrar al partido político que parece ser que lo está petando

Obligaciones colectivas

Universalizar la educación tiene que ser la mayor de las prioridades

Investigadores

No, los investigadores a los que me refiero, no se dedican a buscar las miserias de los demás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris