Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Estamos en el final de la democracia?

Mario López Sellés (Madrid)
Mario López
jueves, 1 de noviembre de 2007, 08:10 h (CET)
Ángel Acebes y compañía han estado durante cuatro años alimentando la teoría de la conspiración para deslegitimar al Gobierno, llegando incluso a insinuar la participación de la izquierda en el atentado más brutal jamás ejecutado en España. En cada una de las manifestaciones que la CVT o el PP han convocado en Madrid se ha exigido reiteradamente la dimisión del presidente Rodríguez Zapatero, coreando machaconamente el ripio “Zapatero, presidente por accidente”. En las tertulias de Jiménez Losantos, Carlos Dávila y Sánchez-Dragó, cada uno de estos días que han sumado hasta cuatro años de nuestra vida han insistido en la teoría de la conspiración, llegando a convencer a un gran número de ciudadanos de que detrás de los atentados del 11-M no sólo estaba ETA sino también el Gobierno de la Nación –aún hoy mismo se insiste por parte de estos medios en que el PSOE negociaba con ETA a espaldas del Gobierno Aznar-. La CVT se autoproclamó durante todos estos años adalid único de la lucha antiterrorista y las libertades –aprovechando precisamente la teoría de la conspiración-, despreciando sistemáticamente a las víctimas del 11-M. La propia presidenta de la Comunidad de Madrid ha negado toda ayuda a la Asociación de Víctimas del 11-M liderada por Pilar Manjón –cuyo hijo de veinte años fue brutalmente asesinado por los terroristas islamistas-. El colmo de la infamia lo consumó el PP convocando una manifestación antigubernamental el 10-M, un día antes del aniversario de la matanza.

Así las cosas, finalizado el juicio del 11-M al que la CVT y afines intentó contaminar con la teoría de la conspiración desde el primero hasta el último día, y presumiendo la naturaleza de las sentencias, Ángel Acebes y compañía manifiestan públicamente no haber defendido nunca la teoría de la conspiración y acusan al Gobierno de utilizar el terrorismo con fines partidistas.

Bien, si la Justicia no toma cartas en el asunto, si nadie va a poner un pero a las calumnias, injurias y demás delitos cometidos sistemáticamente contra la ciudadanía española por parte de la cúpula del PP, la CVT y los medios afines, yo, personalmente, doy por finalizado el periodo constitucional iniciado en 1978 y liquidada a todos los efectos la democracia. Si la ultraderecha maledicente, cainita y desestabilizadora puede burlar el Estado de Derecho, entenderé que vivimos en un país de jauja y que aquí todo vale y marica el último.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris