Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Pildorita de la Felicidad   -   Sección:  

Las colectas ya no son lo que eran antes

Rodrigo Solís
Redacción
miércoles, 31 de octubre de 2007, 01:21 h (CET)
Nunca he sido un hombre afortunado con el dinero, y con el cambio, menos, sobre todo ahora. Antes de que el mundo se virtualizara, pesaba unos cinco kilos más de los que peso actualmente. Era un imán para el cambio, a tal punto que las bolsas de mis pantalones se ensanchaban de monedas hasta quedar como los de MC Hammer o Vanilla Ice. Sin embargo, las cosas han cambiado gracias a las bondadosas empresas e instituciones que todos los días me piden que done uno, dos, cinco o diez pesos, so pena de quedar en vergüenza delante del resto de la fila de clientes en minisúpers, supermercados, cajeros automáticos, etcétera.

Nunca he sido un hombre afortunado con el dinero, y con el cambio, menos,
sobre todo ahora. Antes de que el mundo se virtualizara, pesaba unos cinco
kilos más de los que peso actualmente. Era un imán para el cambio, a tal
punto que las bolsas de mis pantalones se ensanchaban de monedas hasta
quedar como los de MC Hammer o Vanilla Ice. Sin embargo, las cosas han
cambiado gracias a las bondadosas empresas e instituciones que todos los
días me piden que done uno, dos, cinco o diez pesos, so pena de quedar en
vergüenza delante del resto de la fila de clientes en minisúpers,
supermercados, cajeros automáticos, etcétera.

Habrán notado que prácticamente no existe empresa en el mercado que no esté
afiliada a alguna causa altruista. "Dona para combatir el cáncer de mama en
los koalas", "Dona para reforestar los bosques de Madagascar" "Dona para….
Etcétera". Desde luego, más de uno saltará indignado para decir que esas son
causas muy nobles e importantes, o que tales causas no existen en la vida
real. En cualquiera de los casos lo cierto es que todos los días millones de
personas han sido condicionadas y aleccionadas para donar por costumbre, sin
detenerse a pensar a quiénes están ayudando.

"Va, ¿qué es un peso?", pensamos. "Sí señorita, acepto redondear mi cambio",
decimos orgullosos de nosotros mismos y seguros de que San Pedro está
tomando nota en su laptop celestial mientras en algún recóndito resquicio
del mundo los eufóricos koalas con cáncer de mama nos lo agradecen, aunque
claro, no tanto como las empresas que gracias a nuestros donativos pueden
evadir impuestos por la vía legal, ya que ante el gobierno ellos son los
buenos.
Y esto viene a cuento porque durante todo este tiempo pensé que los más
perjudicados con esto eran nuestros bolsillos, sin embargo, recién descubrí
el error en que me encontraba. Ante esta avalancha de empresas caritativas
hay una, la más caritativa de todas, que está pagando las consecuencias.
Antes de que las empresas privadas descubrieran que las colectas son una
magnifica fuente de riqueza, la Iglesia era quien se encargaba de quitarnos
nuestros pesos de encima, tanto morales como económicos. Ante esta
situación, la Iglesia ha implementado medidas correctivas, aunque claro, no
todas han tenido el éxito esperado. Recuerdo, por ejemplo, lo que ocurrió en
fechas recientes en la iglesia Maria Inmaculada, en mi ciudad natal, Mérida.
El padre, cuyo nombre evitaré mencionar para que no amenace de nuevo a mi
madre, convertido en una especie de Chris Rock blanco con sotana (de alguna
manera había que entretener a la clientela para que no se durmieran durante
los evangelios) decidió organizar una rifa de pasteles. Todos los presentes
se vieron en la obligación moral de comprar un boleto. Terminada la misa, el
sacerdote pidió que un voluntario pasara al frente y con su mano santa
sacara los boletos ganadores de la urna. La mano santa resultó ser la de una
dama de considerables dimensiones, lo cual presentó al sacerdote la
oportunidad para decir el chiste del año: "Uy, olviden la rifa, esta niña ya
se comió todos los pasteles". Los presentes no supieron si reír o
indignarse; optaron por la primera opción, no podía ser pecado reírse de la
humillación ajena, no si el culpable había sido un representante de Dios en la
Tierra. Desde luego, las rifas no fueron lo que la Iglesia esperaba, así que
su más genial y último invento para recaudar fondos es el siguiente, y lo sé
porque yo protagonicé esta historia, palabra.

Caminaba por el malecón como cualquier noche de domingo cuando fui abordado
por uno nutrido grupo de jovencitos que llevaban pancartas con la leyenda:
"Colabora con la Iglesia. Besos y abrazos, lo que tu consciencia quiera
dar". Al leer esto me quedó claro que la Iglesia finalmente se había dado
por enterada que las cosas no son como antes, así que se modernizaron, es
decir, empezaron a darnos algo a cambio de nuestro dinero. "¿Besos y
abrazos?", pregunté interesado, y no lo niego –Dios me mande al Infierno, lo
merezco- pues las chicas estaban muy bien formadas para ser unas
adolescentes. "Así es, besos y abrazos", dijo una señora, la única mayor de
edad que orquestaba la amorosa comitiva. "¿Qué tan cariñosos son los
besos?", pregunté arriesgando que mi alma se achicharrara en el Infierno por
toda la eternidad. "Muy tiernos, todo depende de tu donación", dijo la
señora con el rostro imperturbable y digno de quien ha escuchado la misma
pregunta una y otra vez cuan largo es el malecón; sin embargo, no por ello
quitó la sonrisa de sus labios. "Caramba, ¿así la cosa?", dije. "Así la
cosa", dijo ella señalándome a las chicas que se ponían en hilera en poses
de edecanes de cerveza. "Oiga, ¿y los chicos vienen con usted también?", le
pregunté señalando a unos jovencitos que se alinearon junto a las chicas en
poses igualmente sugerentes. "Desde luego", respondió ella. Como la
negociación empezaba a tomar tintes incómodos, decidí ir un paso más allá y
convertirla en insostenible para poder seguir con mi caminata sin
desembolsar un solo peso por el servicio que me ofrecían, así que dije:
"Oiga, y si mis preferencias son… usted sabe, un poco más varoniles, es
decir, si yo….". "Óigame usted, ¿por qué cree que están los chicos aquí?",
dijo indignada y se marchó junto con los adolescentes a donde estaba la
acción de verdad: dentro de una camioneta con unos viejos con gafas oscuras
y gorras que les cubrían el rostro de los poderosos rayos lunares de la
negra noche.
Noticias relacionadas

De Guindos niega que la sombra de la financiación ilegal ponga en riesgo al Gobierno

Sostiene que la publicación de los papeles no afectará a España en los mercados

Solana espera que la trama Bárcenas no haga caer al Gobierno

El exministro socialista es partidario de que se produzcan dimisiones cuando hayan imputaciones

Rajoy abandona la cumbre europea sin articular palabra sobre Bárcenas

Ha pedido esperar a la rueda de prensa posterior al Consejo europeo

El estado de salud de Mandela es "crítico"

Los médicos califican de falsa las noticias de un supuesto infarto

El Gobierno reabre la plaza Taksim tras el violento desalojo

La Policía impide todavía el tráfico rodado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris