Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

El desprecio hacia la vida humana

Javier Úbeda Ibáñez
Redacción
miércoles, 31 de octubre de 2007, 01:05 h (CET)
En una sociedad en donde no se reconoce ninguno de los principios morales fijos, en donde se enseña que todo es relativo y subjetivo y que nada debe considerarse sagrado ni merece un respeto absoluto, no es de extrañar que muchos terminen, de hecho, por no respetar nada en absoluto, por no respetar ni lo personal ni lo social, ni propiedad, ni ley, ni libertad, ni vida.

El derecho a la vida es el derecho fundamental más básico, ratificado en el artículo tercero de la Declaración de 1948 de la ONU. La vida es el fundamento mismo de todo acto libre y responsable. Nada puede justificar la eliminación de una vida, pues si no se respeta la vida, todo lo demás es arbitrario.

Los historiadores del mañana se sorprenderán, sin duda, del desprecio hacia la vida humana que se evidencia en nuestra época. Se lucha contra la vida en todos sus estadios. Se la rechaza con el aborto directa o deliberadamente provocado y con el suicidio. Se la elimina con la eutanasia activa mediante un tratamiento que procure una "muerte dulce", no dolorosa. No se repara además en que el hecho de hacer depender la vida humana del resultado de una votación política es algo de por sí moralmente inmundo e injusto.

No puede ser de otro modo. Si no se acepta el carácter sagrado de la vida y no se la respeta en todas sus manifestaciones, entonces la sociedad -o la cultura dominante- se erige en juez supremo y dictamina qué tipo de vida merece la pena ser respetada.

La vida de los no nacidos, de los enfermos terminales, de los ancianos, de los disminuidos de todo tipo... se encuentra cada vez más desamparada no sólo por las leyes vigentes, sino también por las costumbres y estilos de vida más en boga en la sociedad actual. Parece que se trata de vidas humanas de inferior valor y menos dignas de protección jurídica y social que las de los sanos, fuertes y autosuficientes en lo físico, lo psíquico y lo económico-social.

La libertad individual no puede tener dominio sobre la vida del concebido-no-nacido, del deficiente o del llamado "terminal". En caso contrario, la libertad, en vez de reconocer el camino de la verdad de la persona, se transforma en una fuerza despótica y tiránica, siendo utilizada para matar. Romper el binomio libertad-verdad es afirmar que la libertad es una fuerza indeterminada que no reconoce más cauces de expresión que los que ella crea e inventa.

"El progreso del hombre -en palabras de J.M. de Prada- se ha cimentado sobre el respeto a la vida, sobre su indeclinable protección, sobre su condición de bien jurídico máximo e intangible".

____________________

Javier Úbeda Ibáñez es escritor.
Noticias relacionadas

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue

Os equivocáis

Me había prometido a mí mismo no nombrar al partido político que parece ser que lo está petando

Obligaciones colectivas

Universalizar la educación tiene que ser la mayor de las prioridades

Investigadores

No, los investigadores a los que me refiero, no se dedican a buscar las miserias de los demás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris