Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-musica

Etiquetas:   Próximos Conciertos   -   Sección:   Revista-musica

Julie Doiron presenta por primera vez en nuestro país
su disco 'I Woke myself Up'

Magazine Siglo XXI
Redacción
miércoles, 31 de octubre de 2007, 23:00 h (CET)
Podía haber tardado sesenta inviernos en volver y sus seguidores seguirían echándole de menos. Por suerte, han sido apenas tres años. Tres años en los que Julie Doiron ha destapado los dos frentes que esconden nuestras vidas, la miel y el barrizal, en el disco más distraído de toda su carrera. 'I Woke Myself Up' encarna la culpa y la torpeza, pero también la luz de una madre que se asoma a la ventana a ver jugar a sus hijas. La manera más bonita de equivocarse, de despertar...

Estas son las fechas exactas de los conciertos que Julie Doiron va a realizar en España este mes de Noviembre:

Sábado 4 - Gijón, Sala Savoy.
Martes 6 - Castellón, Centro Municipal Cultura.
Miércoles 7 - Valladolid, Café España.
Jueves 8 - Valencia, CCC Octubre.
Sábado 10 - Madrid, Neu! Club (con Aroah y Liz Green).
Domingo 11 - Tarragona, Sala Groove (con David Thomas Broughton).
Miércoles 14 - Puerto de Santa María (Cádiz), Teatro Pedro Muñoz Seca.




En la imagen, la misma Julie.




Si conoces a esta gran artista, desde Magazine Siglo XXI te contamos algo más sobre ella.
Julie Doiron dejó de temer por la intimidad que perdía al dejar pedazos de
sus días en cada canción justo en el momento en que algo acabó desencajado dentro de ella. Era el fin de la banda que le lanzó a perderse en los labios de un folk ácido y trenzado, Eric's Trip. A partir de entonces, Julie deshizo sus secretos entre las cuerdas de una guitarra y se escapó a un cuarto para ella sola. Los años y los discos le verían crecer hasta la intimidad herida de Heart & Crime (Jagjaguwar, 02) o el sabor perdido por los rincones de Desormais (Jagjaguwar, 01). Después de la aparición de un split junto a Okkervil River y de la edición europea de Goodnight Nobody, Acuarela vela el hallazgo de una Julie más preocupada por reír y sacudirse lo aburrido de toda una tarde viendo nevar que por palpar sombras y acertar engaños. Pero el rastro de un recuerdo infeliz sigue ahí, justo donde olvidó enterrarlo.

Desde una casa de campo en el este de Canadá, decidida a vivir cada minuto agradecida, Julie Doiron firma 'I Woke Myself Up' como una media vuelta. La primera parte del disco se balancea entre la alegría y la incertidumbre que zarandea a lo que ella más quiere, su familia. Un cuadro con niñas escondidas detrás del sofá y tardes de leche y galletas en la cocina.
También de amor, del calor en el que tanto confiamos. De todo lo que mueve a una mujer tomada por el corazón. Esas primeras canciones son esquinas de una casa, notas y recados, una rutina feliz. 'I Woke Myself Up' es un desayuno vibrante. Entre zarpazos de guitarra y una batería ladeada, Julie se levanta dormida y abre los ojos para descansar de tantos sueños. Su voz suena al mismo remedio suave de siempre, pero algo late diferente. Los acordes cosidos en mitad de 'You Look So Alive' o el empujón de 'Yer Kids'. De pronto, algo le rasga la garganta y jura que nunca más. Lo hace con toda una sorpresa, 'No More'. Así, ella se topa con la pena y los desaciertos. El resto del disco ve en la melancolía y los remordimientos los únicos pasos para una Julie cansada de tropezar. Porque todo acaba por mancharse. Un pastel de ciruela plagado de hormigas.

Hace tiempo que Julie dejó de grabar sola. Si Herman Düne arroparon el peso y tizón de 'Goodnight Nobody' y la colaboración con los Wooden Stars le valió un buen golpe de timón a sus canciones (y algún que otro premio al álbum que resultó de todo aquello), esta vez la reunión no podía ser más especial. En 'I Woke Myself Up' ha contado con la ayuda de Rick White, el que fue su novio a los dieciocho años y responsable de la primera banda con la que ella echó a caminar. Viejos conocidos desfilan por estas canciones, algunas de las cuales cuentan con la misma formación de los Eric's Trip de principios de los noventa. White ha producido y tocado en cada corte, su pulso se cobra el tono cansado con el que Julie solía soltar cada palabra.
Las manos de un buen amigo le devuelven todo el color, nos la traen perezosa y despreocupada, encantadora. Así, sus nuevas canciones son remolonas y caprichosas, suspiros encendidos en el crepitar de los amplificadores y la esperanza de volver, de volver a intentarlo. Las canciones de una mujer que se despereza. Buenos días, Julie.




Julie Dorion.




My Space de Julie Doiron

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris