Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Retórica hueca en vez de dimisión

Jesús D. Mez. Madrid
Redacción
martes, 30 de octubre de 2007, 00:57 h (CET)
El pasado día 26 de Octubre estaba comiendo con unos compañeros de trabajo, (profesores de Educación Secundaria de Girona), cuando uno hizo el comentario: "tengo que ir ésta tarde a Barcelona y no sé que hacer". Respuesta unánime del resto: "¿a Barcelona? No vayas hoy". Esta expresión refleja la sensación que tenemos en Cataluña sobre el caos de Barcelona. Mientras tanto nuestros políticos "tirando pelotas fuera y dejar pasar el tiempo, que vamos ganando" hablando en términos futbolísticos.

Es más preocupante aún que se produzcan estas situaciones si durante toda la legislatura, Zapatero, preso de sus pactos parlamentarios con los nacionalistas, ha demostrado un preocupante favoritismo hacia la propia Cataluña , donde siempre ha venido a la caza del voto, en detrimento de otras comunidades, especialmente algunas gobernadas por otro partido. El Gobierno presume de haber invertido en Cataluña más de lo que lo hizo el Ejecutivo del PP en ocho años, tanto por la vía de los Presupuestos Generales como por una vía estatutaria tan privilegiada como insolidaria, según algunos observadores, y de dudosa legalidad. Y sin embargo, ni siquiera con estos antecedentes la gestión de Moncloa y del tripartito se ha plasmado en resultados eficaces.

El intento de Moncloa por salvar la cara a la ministra Álvarez -por cierto, ésta sí acabada en zeta-, como ha hecho la vicepresidenta Fernández de la Vega, suena a retórica hueca porque, en el fondo, los ciudadanos percibimos que se trata de una defensa artificial y muy poco convincente de una labor que, en puridad, sólo tiene una salida: la dimisión. Zapatero ya conoce el caótico resultado de sumar a una política generadora de crispación territorial una gestión negligente de los recursos públicos. Los ciudadanos de Cataluña, además de conocerlo, lo sufrimos.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris