Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Contra la vejez, solidaridad

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
martes, 30 de octubre de 2007, 00:57 h (CET)
Impactante la generosidad de Rafael Izquierdo, de 74 años, al que no doblega la jubilación. Es Ingeniero de Caminos, padre y abuelo, catedrático, el fundador de la ONG "Desarrollo y Asitencia", que procura alivio a muchas personas olvidadas o que sufren soledad o abandono. Dice: "Cuando das clases a gente de 25 parece que siempre tienes 25 años". La juventud es una enfermedad que no siempre se cura (…) En Madrid hemos tenido casos de personas que al principio ni siquiera te dejaban entrar en sus domicilios y al cabo de un tiempo acaban saliendo a pasear por la calle. La soledad se cura con tiempo, amistad y afecto. Sólo en Madrid, por ejemplo, hay más de 135.000 personas que viven solas y la mitad son mayores de 80 años. Por eso, todo nuestro voluntariado va dirigido a ellas (...) ". En distinta proporción, y cada vez más, en todas partes hay personas solas por falta de familia o por abandono de la familia o por sus circunstancias personales.

¡ Cuanto bien se puede hacer si aprendemos a olvidarnos un poco de nosotros para atender a los demás!; y también, cuánto bien nos hacemos a nosotros mismos, aunque no sea ni deba ser lo que busquemos, cuando pensamos en los problemas de otros y damos el paso para buscarles remedio. Muchos males psíquicos vienen de sentirse víctima y de dar vueltas y vueltas a la cabeza sobre los propios asuntos. El egoísmo, el pensar sólo en sí, es falta de moral y acarrea falta de salud. Hay muchas formas de ayudar: una muy valiosa es dar un rato de nuestro tiempo; se puede acompañar a personas solas, enfermas o impedidas (hemos de evitar, en lo posible, que la soledad o el abandono ocurra en la propia familia). Y encima, se encuentra paz, felicidad y se retrasa la vejez, que no habrá cosa que más la acelere que sentirse inútil. Y no olvidemos a los enfermos mentales, por favor, que también ellos son personas y, aunque no lo parezca, necesitan cariño.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris