Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Perspectiva de Levante   -   Sección:   Opinión

Ningún delito sin pena

Domingo Delgado
Domingo Delgado
martes, 30 de octubre de 2007, 00:43 h (CET)
Así se pronuncia la clásica máxima jurídica, y así debe ser en un Estado de Derecho como el nuestro, donde rige el principio de legalidad. De manera que todos estamos sujetos al imperio de la ley, y a su observancia y respeto, garantía del orden jurídico y social.

Por tanto, cuando alguien contraviene la ley, esta misma prevé la sanción, previo enjuiciamiento imparcial y justo.

Esto es lo que sucede, y debe seguir sucediendo, en todo Estado de Derecho.

Todo esto viene a colación de la movida mediática a raíz de la execrable agresión a la joven ecuatoriana en el metro barcelonés, por parte de un despreciable sujeto, puesto que quien realiza actos de ese tipo solo merece el reproche y el desprecio social.

Ahora bien, que además de todo ello, el tema está imbuido en un contexto de supuesta xenofobia, y de frustración personal, para eso está el juez para calificar la gravedad de la acción e imponer la correspondiente pena.

Sin embargo, la notoriedad pública de los hechos han generado la natural reacción social de rechazo, que en otros casos pasa desapercibida. Pero se hace un perjuicio notable a la acción de la justicia y a la convivencia social, cuando recreándose en los hechos, se hacen especulaciones sobre racismo, - de lo que es una acción aislada de un imbécil, posiblemente tocado de debilidad mental-, y se agitan las procelosas aguas de la cohesión social, para que afloren las frustraciones sociales.

Cuando las personas de otros lugares han sido acogidos en una sociedad plural, democrática y multicultural, como la española, cualquier incidente o delito sufrido por cualquiera inmigrante o nacional, no ha de conllevar necesariamente lecturas racistas, ya que cretinos, golfos y tarados hay en todas las sociedades y culturas, y en seguida tendría respuesta de contrario, con el reproche a los delitos de los “moros”, de los “negros”, o de los “sudamericanos”, que también los hay por desgracia. No en vano la estadística carcelaria es contundente, cuando señala que más del 60% de la población reclusa en España la constituyen extranjeros.

Por tanto, mucho cuidado en alentar la irracionalidad, para evitar la escalada de acción – reacción, demos la importancia que los hechos tienen, sin desmesuras, ni histerias sociales, y que los Tribunales de Justicia enjuicien y apliquen el castigo legalmente previsto a los culpables. No pretendamos ir más allá de los hechos, considerándolos como tales. Y así facilitaremos la convivencia social. Ya que gracias a Dios, en España no hay racismo estructurado, ni cultural, ni socialmente, no tentemos la suerte.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris