Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-zonajoven

Etiquetas:   Medios de comunicación   -   Sección:   Revista-zonajoven

Enfrentamiento entre los amigos de la izquierda

David Laguía
Redacción
miércoles, 31 de octubre de 2007, 23:00 h (CET)
La llamada “guerra del fútbol” está generando una serie de consecuencias que sobrepasan el interés puramente deportivo, de los aficionados, o comunicativo, de las empresas que emiten los partidos de fútbol. La competencia entre Mediapro y Sogecable, filial de Prisa, ha llegado a minar los aparentes nexos que unen a determinados partidos políticos con algunos medios de comunicación, es decir, al PSOE con los medios de Prisa.

Las dos televisiones que tienen los derechos para poder dar en directo partidos de la Primera División de la Liga española de fútbol son La Sexta y Canal Plus. La primera es filial de Mediapro, y la segunda de Sogecable, que a su vez lo es de Prisa. En esta tesitura, ambos luchan por un mismo mercado: el de los derechos por los partidos de fútbol. La principal diferencia entre ambos, a la vista del público, es que La Sexta emite sus partidos en abierto y gratis, mientras que Canal Plus y Sogecable lo hacen previo pago de una cantidad económica. Hasta ahí todo parece seguir las normas habituales en la pugna de dos empresas por un negocio. Sin embargo, existe un verdadero maremágnum de entresijos que llega a afectar al Gobierno e, incluso posiblemente, a los resultados de las próximas elecciones generales.

La Sexta se convirtió en 2006 en la cuarta plataforma televisiva privada en abierto del país. Tras un concurso de méritos, la filial de Mediapro obtuvo la frecuencia, aunque siempre bajo las suspicacias de que tenía el beneplácito de José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente del Gobierno. A su vez, el grupo Prisa, con la cadena Ser, el diario El País y Cuatro, ha sido considerado el mayor defensor de la gestión de Zapatero al frente del Gobierno. Hasta ahora.

Tras el inicio de la “guerra del fútbol”, Prisa no ha visto con buenos ojos que el Gobierno no haya echado aún ningún capote a su favor. Es más, también, en algunas hipótesis suscitadas por El País, se ha considerado a Zapatero el principal responsable de la aparición del conglomerado televisivo de Mediapro. Para más inri, Mediapro ha sacado a la venta un nuevo periódico de tendencia progresista destinado a hacer la competencia a El País: Público. Es decir, de una tacada, Prisa ha encontrado en Mediapro una fuerte competencia para sus dos grandes joyas de la corona: el fútbol y El País. De este modo, Prisa y Mediapro, los dos “amigos” en teoría del ejecutivo del Gobierno, se han enzarzado en una dura pugna. Las primeras consecuencias visibles han sido las críticas que El País ha vertido sobre el nuevo plan de vivienda lanzado recientemente por Zapatero y la ministra Carme Chacón, algo que cierto tiempo ha era impensable.

Y en todo este desaguisado, la derecha política y Unidad Editorial se frotan las manos. En primer lugar, el PP se puede aprovechar de la posible falta de apoyo del entramado Prisa a Zapatero de cara a las próximas elecciones generales, aunque todavía está por ver si el distanciamiento se prolonga en el tiempo. Mientras tanto, el grupo de Pedro J. Ramírez, Unidad Editorial, ha aprovechado para echar una mano en este asunto a los competidores de Prisa. A sabiendas de que sus principales competidores son El País, para El Mundo, y el diario As (de Prisa) para su nueva adquisición, Marca, se ha lanzado a la aventura de defender los intereses de Mediapro, en pos de favorecer la posición de su grupo en el mercado y, además, hacer mella en el Gobierno.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris