Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Televisi n   -   Sección:  

De cine

Javier Esparza

jueves, 16 de septiembre de 2004, 07:44 h (CET)
Si esto le hubiera pasado a un gimnasta norteamericano, no tardaramos en ver una pel cula sobre el suceso, uno de esos telefilmes que saltan al 'Multicine' de Antena 3, si son trridos, o, si son 'blancos', al 'Cine fiesta' de Telecinco. Ocurri la medianoche del lunes en nuestra pantalla, en el pabelln de gimnasia de los Juegos de Atenas. Era la final de barra fija. Entre los finalistas, uno de los m s esperados: el ruso Alexei Nemov, veterano campen, que anunciaba su retirada.

Nemov llegaba en un ambiente de efervescencia: el campe n se retiraba y el pblico quer a darle un ltimo homenaje. El ruso hab a decidido homenajear al pblico a su vez: hizo una barra efectista y hermosa, volando como si para l rigiera un captulo distinto de la ley de la gravedad. Ovaci n de gala. Pero en eso lleg el esc ndalo: la calificacin de los jueces fue tan baja que el p blico estall. Diez minutos de ruidoso abucheo. Paloma del R o estaba impresionada: No he visto nada igual en mi vida, qu bochorno. Todos los espectadores mov an sus banderas y gritaban en signo de protesta. Paloma del Ro lo explicaba: el p blico se haba dejado ganar por el efectismo del ejercicio del ruso. Los jueces no sab an dnde meterse. Finalmente, el brazo del tribunal se torci y la nota del ruso fue revisada al alza. Pero la gente, enamorada del gimnasta, segua protestando.

Si Nemov fuera americano, no tardar a en tener su propio telefilme. Pero el americano era el que vena despu s: Paul Hamm, que intervino entre los abucheos del pblico. Y, cuando su nota super claramente a la de Nemov, el pabelln volvi a explotar. Quin pod a calmar semejante zurriburri? Al final, quien calm las aguas fue un italiano, Igor Cassina, que decor su ejercicio tcnicamente perfecto con las mismas dosis de efectismo est tico que Nemov haba prodigado. Cassina se llev no slo al p blico, sino tambin el oro. Insisto: qu historia para una pelcula.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris