Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Los desastres del Tripartit catalán

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 27 de octubre de 2007, 21:59 h (CET)
Seguro que muchos de ustedes recordarán una canción que se puso de moda hace ya muchos años, creo recordar que se presentó en un llamado Festival de la Canción Mediterránea, presentado por el famoso locutor y más tarde Gobernador Civil de Barcelona ( 1982), Federico Gallo. La primera estrofa decía así:” Qué bonita es Barcelona/ flor del Mediterráneo/ qué bonito es el color/ de tu cielo tan azul/ en invierno y en verano… Esto sería, si mucho no me equivoco, por los años 60 del siglo pasado. Mucho ha llovido desde entonces y mucho ha cambiado esta ciudad tan idílicamente cantada por su autor. Lo cierto es que, por aquellos años, Barcelona era una ciudad deliciosa, por la que todavía se podía circular en coche; con una deslumbrante iluminación y por la que los ciudadanos se podían pasear – incluso por el denostado Barrio Chino – sin que tuvieran que preocuparse por tener un encuentro desagradable. Su cielo era verdaderamente azul y pasear por las Ramblas cuajadas de flores y llenas de los gorjeos de las aves, que llenaban los tenderetes situados frente al Mercado de la Boquería, te permitía enfrascarte en aquella belleza sin que tuvieras que preocuparte de que cualquier pispa o drogata te vaciara el bolsillo o se te llevara la cartera.

Sin que esta reflexión nos tenga que llevar a aquello de que “cualquier tiempo pasado fue mejor”, lo cierto es que las circunstancias han cambiado mucho desde entonces. Hoy en día, bajo la égida del Tripartit, nos resulta muy difícil reconocer aquella ciudad idílica en esta Barcelona sombría, insegura, refugio del lumpen de toda Europa y ciudad preferida de gays, lesbianas, busconas y drogatas que han hecho de ella su talismán preferido. Por si no fuera suficiente castigo, para las personas decentes que la habitan, últimamente, se ha convertido en un lugar inhabitable donde lo mismo se te hunde un barrio entero ( ejemplo del Carmelo), como se produce un apagón que deja sin corriente a media Catalunya sin que, ni las autoridades, ni las compañías suministradoras fueran capaces de solucionarlo, hasta que hubieron pasado una serie de días en los que, los sufridos usuarios, tuvieron que regresar a la Edad Media para rescatar de los arcones aquellos adminículos iluminatorios que ya nada más se encuentran en los museos.

Pero, por si fuera poco y faltase algo para acabar con la paciencia de los barceloneses, la urgente necesidad del Tripartit, la perentoria urgencia del Gobierno de rescatar los votos perdidos en Catalunya; les indujo a pretender salvar los platos rotos haciendo promesas de que el AVE llegaría, en un plis plas, a Barcelona. La inefable e incompetente ministra de Fomento se encasquetó el casco ( no confundir con el anterior ministro, señor Cascos) y el chaleco amarillo para prometer que el 21 de Diciembre se inauguraría la estación del ferrocarril de alta velocidad en esta ciudad. Promesa que fue refrendada con fuegos artificiales y alharacas por el presidente Rodríguez Zapatero. Pero las prisas nunca fueron buenas compañeras de una obra bien hecha y, he aquí, que hoy por aquí y mañana por allá, Barcelona ha quedado convertida en algo así como un campo lunar llena de hoyos y pozos negros, que una perforación imprudente y apresurada ha provocado en gran parte del recorrido que transcurre bajo el suelo de la ciudad. Tal ha sido el trastorno, tantas las protestas y tan pocas las soluciones que, al final, 160.000 personas se han quedado sin trasportes de cercanías con los consiguientes inconvenientes para desplazarse al trabajo, a los estudios o a las compras. Si los socavones han puesto de los nervios a la población catalana, lo cierto es que han encendido todas las alarmas en la Administración catalana y en el Gobierno de la Nación. La Álvarez balbuceando excusas y dándoles la culpa los del AVE, su patrón ZP anunciando comparecencias y la oposición, esta vez en bloque, cargando contra el Tripartit y la ministra. Y los catalanes echando fuego por los molares y despotricando de quienes han demostrado con creces su incapacidad para gobernar.

Pero a mí se me ocurre preguntar, ¿es que alguien podría esperar otra cosa de un Gobern que está comandado por un paleto investido de autoridad; unos comunistas antisistema, encargados de la seguridad de la autonomía y unos separatistas recalcitrantes y extremistas que sólo están pendientes de conseguir la independencia de Catalunya del resto del Estado?, ¿Es que pensaban que, con estos mimbres, se podría gobernar una comunidad industrial de la importancia de Catalunya? Nada más unos ilusos, sólo unos fanáticos descerebrados o unos “progres” acomodaticios y rencorosos, a quienes les importa un bledo la civilización y el orden, pudieron pensar que la fórmula del Tripatit podría gobernar la autonomía catalana. Ahora ha llegado el reparto de culpas, el exigir responsabilidades, el achacar al otro lo que no ha hecho y el buscar excusas para justificar los propios errores y, todo esto, ¡a cinco meses de las elecciones! Quizá, por una vez, los catalanes cabreados, hartos de servir de conejillos de indias para los experimentos de la izquierda y conocedores de cómo cumplen sus promesas aquellos que pretenden captar sus votos; lleguen a las urnas con la intención de hacerles pagar su mal gobierno, sus engaños y su notoria incapacidad para ocupar los cargos de gobierno que, imprudentemente, les otorgaron en las pasadas elecciones.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris