Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

La joya olvidada de la Pernía

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
sábado, 27 de octubre de 2007, 21:59 h (CET)
La Pernía es un bucólico rincón de la provincia de Palencia al pie de los Picos de Europa, de una belleza y serenidad incomparables compartidas por osos y humanos desde siempre, en el que se esconde una joya románica del siglo XX, la colegiata de San Salvador, son numerosas las denuncias que se vienen produciendo últimamente sobre un deterioro que aumenta con el paso del tiempo.

Yo soy entusiasta de San Salvador, de la iglesia y del pueblo, soy sereno y profundo admirador de la Pernía y de todo el norte palentino que está viviendo una situación de olvido, de envejecimiento y despoblación. Allí, por sus calles y campas, en la serenidad de sus pantanos y en los silencios de su montaña me siento próximo a la Naturaleza, relajado y feliz.

Palencia, como toda Castilla, tiene en esos lugares un problema sin solución aparente. Tanta belleza parece no ser compatible con un proyecto de futuro y la situación de desamparo por la que está pasando esa joya del románico es un perfecto icono de lo que puede estar por venir. Ruinas, claro. Desolación y abandono. Mientras nuestros políticos se encargan de discutir si galgos o podencos. Eso sí, con sueldos que ni el presidente del gobierno.

La colegiata de San Salvador lleva mucho tiempo con el coro en mal estado. Ya nadie puede acceder a él porque el suelo está destrozado y las maderas se rompen al ser pisadas, como se ha denunciado repetidamente con comprensible angustia. Y ahora las humedades. Las humedades están destrozando toda la iglesia, la capilla, el altar, los capiteles. Y nos queda todo el invierno por delante, con lo que llueve y nieva en aquellos lugares. Quién sabe cuándo nos podemos quedar sin una de las imágenes palentinas más repetida cuando alguien quiere hablar de nuestra provincia.

Y las subvenciones no llegan, maldita sea, no llegan, ¿dónde estarán? Porque se nos van a venir abajo ochocientos años de Historia, de grandeza, de arquitectura, de devoción, de arte. Vamos a ser incapaces de conservar lo que los palentinos del siglo XII supieron levantar con entrega, calidad y esfuerzo. Por pura dejadez, porque nos importa un pito todo lo que no sucede en el mismo centro de Palencia, porque allá, tan lejos, tan arriba, tan frío, sólo quedan unos cuantos, ya muy mayores en general y cuyos votos no resultan imprescindibles.

Hace tiempo un palentino, muy conocido abogado en Barcelona que vuelve con frecuencia a su casa en la montaña, me sugería que la solución podía ser una Fundación que promoviera y defendiera el Arte palentino. Aún siendo escéptico, o simplemente experimentado en estas lides de la prensa, difundí con ilusión esta idea en mi columna el 28 de septiembre. Queda claro ahora que la idea no era original mía, supongo que esto ayuda. Una Fundación que, organizando la colaboración entre las Instituciones y las empresas palentinas, supusiera un beneficio para ambas partes pero sobre todo un enorme impulso de protección y de promoción a decenas de monumentos palentinos diseminados por toda la provincia. Entre nosotros tenemos grandes obras más allá de Frómista, Carrión o San Andrés de Arroyo.

Pido disculpas por citarme, ahora que ya saben que la idea no es mía, pero quiero repetir algunos de los párrafos finales de aquella columna: “No se trata sólo de salvar claustros recoletos y legendarios conventos que levantaron palentinos de hace cientos de años: nuestros monumentos son una herencia que debemos poner en valor, ensalzar suficientemente y ofrecer al mundo entero. Sería hermoso que empresas palentinas se unieran y apoyaran la restauración, el embellecimiento y la difusión de nuestros más emblemáticos monumentos. Sin duda alguna las Instituciones y los ciudadanos de Palencia encontrarían la manera de reconocer este esfuerzo económico de quienes se lancen a defender su tierra.”

¿Saben lo peor de todo? Que la iglesia de El Salvador fue declarada en 1993 Bien de Interés Cultural por la Junta de Castilla y León. Pues bueno, ¿y qué? ¿ustedes creen que eso importa o sirve para algo?

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris