Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La Tierra se muere, California es el principio

José Luis Palomera
Redacción
sábado, 27 de octubre de 2007, 22:08 h (CET)
¿300 años?... Vamos ni por todo el universo, el cambio climático ya está aquí, ya es hoy, ahora mismo la tierra se está muriendo a borbotones, oprimida por la lujuria, los dioses y las envidias de los nefastos seres humanos.

La tierra hoy sufre las mayores calamidades inventadas por la raza humana; idiomas, culturas soeces y otras reliquias, reyes, historias y razas son los desencadenantes substanciales del gravísimo deterioro tanto humano como terreno que padecemos en la actualidad.

Hoy, no hace falta 300 años más, ya estamos padeciendo las agónicas heridas de la tierra que se desangra a mares, que se disipa de piedades, que se desparrama en lágrimas calientes.

¡300 años para el cambio climático! Quien haya dicho eso ha cometido la mayor falsedad que el ya de por sí negligente mentirosos llamado humano, comete día tras día mientras derrocha el planeta y despelleja a millones de seres vivos.

El ser humano es el mayor depredador universal conocido, lo peor de lo peor de toda vida conocida, pero es que además sabemos que lo somos.

A mí no me queda duda alguna, lo he dicho en otras ocasiones que a la Tierra no le queda más de cincuenta años para que quede prácticamente desmembrada de vida. Sólo es cosa de tiempo, muy poco tiempo, para que las fuerzas terrenas nos eliminen para siempre de esta Tierra que no merecemos.

Tierra ajena, ya que en nada nos pertenece, que empleamos para conquistar, asesinar, fundar dioses, religiones y razas, credos, leyes, asesinos, discriminación, boato y otras tantas fastuosidades. Todo es lícito en esta tierra incluso eliminar al hermano y a todo ser vivo animal o vegetal si éstos suponen un impedimento en busca del codiciado poder y de la más cruel de las comodidades.

Si en verdad, aunque dudo que estemos a tiempo, queremos, podemos. Podemos andar; andemos, podemos ayudar; ayudemos, podemos transformar carros de combates en aperos de sustentos; hagámoslo, podemos usar la energía solar para vivir; eliminemos las masificaciones monstruosas de artilugios que producen la emisión de muerte plena a pasos agigantados, más de la mitad de los humanos viven sin apenas energía alguna.

¡Paremos! Paremos, ésa es la clave, paremos la descomunal rapidez con que nos estamos exterminando.

Si en verdad queremos no ser exterminados para siempre como raza, el primer paso que hemos de dar es gestionarnos todos con todos, cesar todo cargo público, reyes, políticos, presidentes, magistrados y otros sectores, los cuales obtengan el poder de todos en sus caprichosas manos, muchas de las cuales se hallan untuosas de muertes, injusticias, asesinatos e inmundicia.

En resumidas cuentas: hay que cambiar el sistema en primer lugar para cambiar el deterioro, entre ellos muchos el del medio ambiente. El sistema actual de que otros nos gobiernen produce el actual cáncer terreno, no lo duden, no lo duden jamás, yo no me confundo nunca cuando hablo de la única lógica que padeceremos ante los claros y concisos hechos que hemos creado.

Hoy la tierra se muere, se descompone a pasos monstruosos, pero es que también el paso del ser humano es monstruoso hacia su fin existencial y el de todos los seres vivos terrenos.

Estoy casi seguro que antes de que acabe este año se producirá una de las mayores catástrofes naturales conocidas ( en el llamado Nuevo Continente) ?Les suena California?

Si a esto unimos el asteroide que se acerca a la tierra el cual bien podría colisionar , no miento, los astrónomos saben bien que se acerca, ya que le tienen localizado, y que las posibilidades de choque con la tierra son demasiado serias para al menos plantearnos alguna manera de evitar que nos eliminen de la faz terrena. Ésta es nuestra prioridad defensiva y no otras defensivas nucleares entre hermanos terrenos.

Definitivamente hay tantas cosas que debemos cambiar radicalmente en nuestro modo de vida, que veo imposible cambio alguno hasta que apenas queden unos cientos de seres humanos en una tierra árida de toda vida.

Nuestro destino es tropezar una y mil veces en el mismo error, no aprenderemos nunca a vivir si antes no nos hemos exterminado.

Los errores son sinónimos de la génesis humana, y aunque también poseemos sus soluciones, éstas sólo son efectivas cuando se aplican colectivamente, pero la realidad es que cada uno va viviendo, comiendo, asesinado, robando, amando, rezando y demás, todo lo que puede sin otra vicisitud o problema que llevarse a la conciencia.

¡300 años! Señor Al Gore, eso no lo verán jamás sus ojos, divídalo por 6 al menos.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris