Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

No es para llegar al cielo

Marino Iglesias Pidal
Redacción
jueves, 25 de octubre de 2007, 10:34 h (CET)
...Acabo de salir de un ensimismamiento y tomo conciencia de hallarme sonriente. Revivía la escena de la mesa que compartía con algunos compañeros de trabajo en el pequeño barracón que teníamos a pie de obra. Casi no había día en que el más “sensible” – siempre el mismo -, ante el comentario no muy adecuado para el momento, saltase de inmediato: ¡calla! que me da revoltura.

¿A quién le gusta experimentar revoltura? A mí, desde luego que no, pero hay revolturas que no pueden evitarse. Si nacen de palabras prescindibles con no pronunciarlas listo, mas otra cosa es cuando escribes y te da revoltura el personaje que te ha impulsado a hacerlo. Imposible escribir borrando de tu mente el motivo que dicta tus palabras. De ahí que no tenga alternativa: o interrumpo la escritura o sigo sometido a la revoltura que me causa un bigote moviéndose a ritmo de insensateces. Ya que empecé... seguiré.

Unas elementales matemáticas me permiten reducir las voluminosas cifras reales a una expresión que hace, creo yo, más fácil la comprensión. HABEMOS 59 HABLANTES DE ESPAÑOL, DENTRO DE LOS CUALES HAY 1 QUE HABLA CATALÁN. ¡QUEDE CLARO! ESE UNO QUE HABLA CATALÁN TAMBIÉN HABLA ESPAÑOL, Y LA TAL DESFACHATADA UNIDAD TIENE LOS SANTOS BEMOLES DE CONSIDERAR UN DESPRECIO HACIA LA LENGUA CATALANA Y LE HACE SENTIR DESAFECCIÓN HACIA ESPAÑA EL HECHO DE QUE LOS DEMÁS NO HABLEN CATALÁN.

Sócrates decía “Yo sólo sé que no sé nada” Cuando estaba claro que sí sabía algo. Lo que, evidentemente quería dar a entender Sócrates con esta afirmación, es que el conocimiento de un hombre, por grande que sea, es nada comparado con la infinitud del conocimiento posible.

Y ya que hemos mencionado a Sócrates. Practiquemos su método para que, preguntando al estúpido que no admite lo obvio, llegue él mismo – obligándole a ser sincero - a la simple razón con sus respuestas.

¿Finalidad de cualquier lengua?
El estúpido.- Comunicarnos.
¿Qué lengua hablamos, hasta ahora, todos los españoles, incluidos los que no quieren serlo pero, hasta ahora, lo han sido?

El estúpido.- Español.
¿ Ampliaríamos el numero de interlocutores con los que entendernos en el caso de hablar catalán?

El estúpido.- No, porque todos los que hablan catalán hablan también español.

Entonces ¿para qué el esfuerzo y el gasto de tiempo y recursos empleados en algo que no nos ha de servir para nada, habiendo una sabiduría infinita esperando que tomemos todo lo que podamos de ella para nuestro propio bien y el de toda la humanidad?

Cualquier respuesta del Estúpido que no fuera “para nada” sería nacida de su estupidez o su mala sangre.

Me he referido al catalán por ser tal el siniestro personaje que ha despertado en mí el irrefrenable deseo de escribir estas líneas, pero lo mismo es aplicable a cualquier otra lengua minoritaria. El ejemplo que riza el rizo del despropósito es el que dan en mi comunidad los que se empeñan en oficializar la Llingua, porque los catalanes casi todos hablan catalán, pero los asturianos ninguno sabe, y por tanto no habla, bable, así que ya me dirán

A pesar de todo, con el inconcebible beneplácito del Gobierno, ya se están formando nuevas generaciones ignorantes del español, condenándolas de esta forma a tener restringida la posibilidad de comunicación, limitada únicamente a la gente de su propia comunidad. ¡QUÉ DISPARATE!

De nuevo una Babel, esta vez no con la intención de llegar al cielo sino con la de descuartizar España. Y el Gobierno bien, gracias.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris