Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Desvanecer el tedio

Pascual Falces
Pascual Falces
martes, 23 de octubre de 2007, 23:12 h (CET)
No resulta fácil encontrar motivos para disipar el tedio que invade este país, aparte de la no recomendable indiferencia, desde que terminaron las vacaciones de verano. Es debido al cansancio que produce algo que “no incumbe”: las diatribas de los gobernantes, y de los aspirantes a serlo entre sí, y por las que se ha perdido interés, que no de la política. Era previsible, y, ni sorpresa alguna ha amenizado el batiburrillo establecido por políticos y comentaristas en general (todos desempeñan su papel, de sobras conocido), y se comprende la desgana con la que ha de soportarse este país hasta que pasen las elecciones.

Afortunadamente, la Navidad, con sus festejos y luces -por mucho que Gallardón haya desprovisto a Madrid de las imágenes propias del tiempo para sustituirlas por blancas sábanas de bombillas encendidas de lado a lado de la calle-, aportará esparcimiento del bueno, del que a cada ciudadano interesa particularmente y al margen de la vida pública.

En España se disfruta, bastante, del llamado Estado de bienestar. Algunos países como los nórdicos, que lo descubrieron años antes, ya están de vuelta, porque, como todo, tiene limitaciones. La prodigalidad del Estado tiene su freno en el Presupuesto, que no es “como la tripa de Jorge, que se estira y se encoge”, según exclamaba Dolores, la que cuidó de los niños de Epifanio. De hecho, esos países, ya han optado por dejar que cada contribuyente se monte el bienestar como le apetezca. Más que colegios gratuitos, se ofrece que cada padre busque, con el dinero que debía serle recaudado vía impositiva, el colegio que crea conveniente para sus hijos. De ahí que el “cheque escolar” disminuya la recaudación destinada al ministerio de Educación, fácilmente manipulable desde el Poder. El Estado ha de favorecer la instalación educativa en general, porque, tal vez, el elegido no será “el mejor colegio”, sino el que más cerca le quede de su casa, con el consiguiente aprovechamiento del tiempo que cada niño pierde en desplazamientos. Es sólo un ejemplo de cómo al Estado de Bienestar le sucede, como progreso de la sociedad, el del derecho al “bien estar”.

Las nuevas ofertas del Estado, como las “drásticas” rebajas de verano, por sí solas, ya no hacen vender más, ni ganar elecciones; lo más, engatusan. El público en general les ve el “plumero”, y se dice, castizamente: ¡A otro can con ese hueso! El pueblo, que es soberano según se afirma, cada vez se siente más encorsetado por unas normas generales que tan sólo consiguen mejorar la situación de los profesionales de la política y del comentario. Sabe que no son sus intereses, y que nadie se partirá el alma por ellos. Sus “habichuelas”, ha de levantárselas él. “Buscarse la vida” es una máxima de la que nadie ha de librarle.

¿Qué otros señuelos, o nuevos horizontes, han de servir para despertar el interés, y que se desvanezca el tedio? En países mayoritariamente menos evolucionados que el nuestro, el “populismo” ha hecho mella, ilusionando a según quienes. La España “de pandereta” cada vez es menor, y ya no se distrae a la gente con una cabra, una escalera, y una trompeta. La base de “mileuristas” está muy extendida, y piensa, analiza lo que se ofrece, y tal vez se aplica el cuento con el que concluye el imponente soneto de Cervantes: “Esto oyó un valentón y dijo: «Es cierto cuanto dice voacé, señor soldado, y el que dijere lo contrario miente»o Y luego, in continente, caló el chambergo, requirió la espada, miró al soslayo, fuese y no hubo nada.” y Saavedra, 1570.

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris