Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Rainer María Aznar

Mario López Sellés (Madrid)
Mario López
martes, 23 de octubre de 2007, 09:59 h (CET)
Nuestro facundo héroe de Perejil, Rainer Maria Aznar, acaba de culminar su última obra literaria “Cartas a un joven español”, no sé si dirigiendo sus profundas reflexiones a un joven en particular –como hiciera su homónimo Rilke en “Cartas a un joven poeta”- o a un muchacho desconocido, genérico. Pero lo que destaca a primera vista, es el tono próximo, confidencial, de padre-colega que el autor ha querido dar a su obra. Como es obvio, aún no he tenido la ocasión de leerla, aunque la supongo cargada de esa prosa fluida y chispeante, preñada de enjundiosas anécdotas, tan característica de su primer libro, de cuyo nombre no quiero acordarme.

La vocación literaria del presidente de la FAES hay que circunscribirla en la fructuosa relación con eminentes plumas como Fernando Sánchez-Dragó y su mundana existencia en compañía de los más notables estadistas del siglo: George Bush y Silvio Berlusconi. Graves decisiones de hombre de Estado, guerras cruentas, luchas implacables contra el terrorismo y contra la relatividad moral del irredento agnosticismo, así como la férrea defensa de una España castellana indisoluble. Todo ello ha de dejar una huella, un poso, que se debe transmitir a las nuevas generaciones para que tanto esfuerzo no caiga en saco roto. Y hay que transmitir este conocimiento en voz baja, al oído, con el brazo sobre el hombro del confidente. Así es nuestro amigo Aznar.

Ahora sólo queda esperar su próxima entrega, que ya la imagino con Premio Planeta incluido: “Las confesiones de un comedor de apio”, para mayor gloria de Thomas de Quincey.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris