Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Libertad religiosa. Un paso más, aceptación legal de la apostasía

Raúl Tristán

martes, 23 de octubre de 2007, 00:10 h (CET)
Un paso más se ha dado en nuestra Nación hacia una completa libertad religiosa al reconocer la Audiencia Nacional el derecho a una persona a cancelar su inscripción bautismal.

El bautismo que se viene practicando en nuestro país, una obligación impuesta a los niños al poco de nacer, no deja de ser una rémora arcaica de un falso concepto de Pecado Original y Condenación. Los padres y la Iglesia creían que si su hijo moría sin bautizar lo condenarían, por obra y gracia del pecado original con el que, dicen, todos nacemos marcados, a pasar el resto de la eternidad en el Purgatorio...

Considerar como creíbles muchas de las historietas que se narran en la Biblia, o de obediencia y asunción debida los preceptos de la Iglesia Católica es asunto particular, de cada cual, que entran dentro del derecho a la libertad de creencia religiosa. Pero "marcar" a una persona, desde ante de que tenga uso de razón, con una etiqueta con la que de adulto manifiesta no identificarse, es aberrante. Atenta contra la libertad del individuo. Sin entrar en el detalle de que el bautismo debiera realizarse, desde mi punto de vista, en personas adultas que expresaran su deseo de ser bautizados, y no en niños, lo que redundaría en beneficio de credibilidad para la Iglesia (las cifras de católicos que baraja son una farsa, pues consideran católico a aquel que ha sido bautizado, independientemente de que sea o no practicante); digo que constituye un atentado contra la libertad individual el no poder ser declarado apóstata de una religión que no se asumió voluntariamente como propia, sino que fue impuesta

Con esta decisión de la Audiencia Nacional no se atenta contra la religión católica, sino que se defienden los derechos y libertades del individuo, algo primordial para cualquier liberal que se precie de serlo.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris