Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El arte de la guerra  

Jesús Camp, soldados de dios

Santi Benítez
Santi Benítez
lunes, 22 de octubre de 2007, 08:59 h (CET)
Ayer por la tarde, por fin, he podido ver esta película que, como bien se dijo en la ceremonia de los oscar, no tenía que haber optado al de mejor largo documental, sino al de la mejor película de terror. Es más, aún sabiendo de que iba la cinta, no pude salir de mi estupefacción durante los 87 minutos que dura. Aunque parezca extraño no hay voz en off, nadie narra las imágenes, y he de reconocer que no hace falta. Los tres niños en los que se basa; Levi de 12 años, Tory de 10 y Rachael de 9, se bastan y se sobran para ponernos la comida al borde del vómito. La línea argumental cuenta como millones de niños estadounidenses de apenas 6 años son adoctrinados para que sean "soldados" del ejército de dios y parte del futuro político de Estados Unidos. No pude dejar de recordar un comentario que me hicieron en un artículo que publiqué el 26 de septiembre de este año sobre la asignatura de educación para la ciudadanía, en el que un chico llamado Alfredo mostraba su indignación porque expuse que la Fundación Tiempos mas Nuevos, dependiente del movimiento Schoenstatt, de la que, a su vez, depende el colegio Monte Tabor, en Pozuelo de Alarcón (Madrid), adoctrina a los estudiantes y, además, lo reconoce sin ambages en su propia página web.

Se habla mucho de los peligros de ciertas libertades, tanto como para llegar a ponerlas en duda, sobre todo por parte de la derecha - aunque eso no es extraño-. No hace mucho, aunque lo parezca, había una gran cantidad de artículos, tanto de gente de derechas como de izquierdas, que lo hacían en cuanto a la libertad de expresión con respecto a las famosas caricaturas de Mahoma. Todas las libertades tienen sus límites recogidos en nuestro Estado de Derecho, si hablamos de España, y todos los límites tienen que ver con la dignidad y derechos de las personas. No es el caso de las caricaturas de Mahoma - prepárense porque me voy a poner legalista, y de los peores, porque voy a entrar en el farragoso mundo de la filosofía del derecho-. ¿Qué ocurre cuando una libertad entra en conflicto directo con otra libertad? Permítanme ponerlo peor todavía, si cabe. ¿Qué ocurre cuando una libertad entra en conflicto directo con un derecho?... No, no, déjenme joderlo más. ¿Qué ocurre cuando una libertad entra en conflicto directo con los derechos del menor? Pues que se escucha eso de "Oye, Mané, que buena pregunta".

Esa última pregunta tiene una respuesta rápida en Estados Unidos: Las libertades están por encima de los derechos, incluso por encima de los derechos del menor. En nuestro ordenamiento jurídico la cosa cambia. Elucubremos que hay una serie de padres, y profesores, que hacen lo mismo que se ve en Jesus Camp. Es decir, hay padres que llevan a sus hijos a ese tipo de lavados de cerebro y hay profesores que se prestan a realizarlos. Es evidente que la polémica estaría servida en cuanto a la libertad religiosa frente al derecho del menor a ser protegido, incluso del adoctrinamiento por parte de sus padres. ¿Quién ganaría? Esta pregunta sí tiene una respuesta simple... el menor.

Es evidente que me refiero a la libertad religiosa y el derecho que asiste a los padres a educar en la fe que tengan, a sus hijos. Pero sobre esas disquisiciones está el derecho del menor.

Alguien dirá que a qué viene esto. Es fácil. Vean el documental, lean cuales son los principios "pedagógicos" de la Fundación Tiempos mas Nuevos, y luego imaginen que son sus hijos los que estudian allí.

¿Todavía no sienten arcadas? Pues les puedo asegurar que tienen el estómago más fuerte que el mío.

Suena de fondo “Loosing my religion”, de REM.

Buenas noches, y buena suerte...

Noticias relacionadas

Las campañas contra VOX lo refuerzan y le proporcionan votos

“Los árboles solitarios si logran crecer, crecen muy fuertes” Wiston Churchill

Lenguas y banderas

Lenguas y banderas que indican identidad pueden convertirse en semillas de odio y de violencia

¿Hacia la estanflación en Argentina?

La contracción de la demanda mundial de materias provocará el estrangulamiento de sus exportaciones

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris