Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Cr tica de TV   -   Sección:  

Forasteros

JAVIER ESPARZA
Redacción
jueves, 16 de septiembre de 2004, 07:44 h (CET)
Espejo pblico', el semanario informativo de Antena 3, emiti esta semana 'Familias para un pueblo', sobre la repoblacin del medio rural con inmigrantes. El centro de la acci n era Aguaviva, en Teruel, donde el Ayuntamiento, ante la constatacin de que el pueblo se quedaba vac o, recurri a ofrecer trabajo y casa a los extranjeros que all quisieran afincarse.

En la vieja Espaa rural, abundaba el t pico de que all nadie era forastero. Hab a muchos pueblos que se presentaban precisamente as: Villarriba, donde nadie es forasteroíŸ†í»». Por supuesto, no era verdad: la diferencia entre autctonos y forasteros era tan acusada que incluso hac a falta un eslogan de ese tipo, excusatio non petita; tampoco el abundante turismo 'de pueblo' de los aos 70 vari las cosas, aunque, eso s, el n mero de autctonos se redujo de manera alarmante. Tanto se redujo, que anchas franjas de Espa a han terminado despobladas como en tiempos de la Reconquista. Qu hacer? Lo mismo que en la reconquista: la repoblaci n. Y, como ahora ya no hay autctonos suficientes, se echa mano de los forasteros, y m s an de los forasteros en grado extremo, es decir, de los que vienen de m s all de las fronteras.

Esa historia de los pueblos de Teruel repoblados a base de rumanos y argentinos es un ejemplo tan gr fico que justificaba no uno, sino varios reportajes. Por ejemplo, lo de esa chica rumana que atiende un bar lleno de jubilados. El narrador nos deca que los abuelos del pueblo se hab an acostumbrado a or el acento rumano en su taberna; pero lo prodigioso era que la rumana hablaba con inconfundible acento aragon s. Lo que les sobra a estos reportajes es ingenuidad urbana: el escenario rural queda bonito en las fotos, pero obliga a una existencia menos cmoda que la de las ciudades. Y, as como esto les sobra, les falta valenta para plantear las cuestiones de fondo: Cu ntos caben, y en qu cometidos? Y por qu stos -rumanos, argentinos- s y otros no?

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris